9 abr. 2012

Dragonwyck (película)

Hace poco leí la novela Dragonwyck de Anya Seton y al saber que tenía una adaptación a la gran pantalla (disponible en youtube, por si a alguien le interesa), no pude resistirme y tuve que verla.

Sinopsis: Miranda, una joven campesina, es invitada por un primo alejado de su madre a vivir en su casa, para ser institutriz de su hija, Dragonwyck.

Opinión: Me veo en un dilema al comentar esta película, quizás a lo largo de mi "crítica" entenderéis por qué.
Primero, debo decir que es una adaptación bastante fiel a la novela, con las debidas licencias por falta de tiempo y número de personajes. 
La trama se revuelve entre el triángulo amoroso Nicholas-Miranda-Jeff y el fin de los privilegios de los terratenientes en los Estados Unidos. En cierto sentido, la película hace más hincapié en esto último, yendo más allá de la novela (al menos en lo que se refiere a cuán explícita es), y dando una clara opinión de lo "geniales" que son los ideales americanos. En efecto, hay una gran contraposición  y contraste entre la aristocracia de Nicholas Van Rhyn – más propia de europeos que americanos – y el mundo que le rodea, incluyendo a Miranda. Lo que quizás me molesta más de la película, que no lo hacía en el libro, es que tiene una visión completamente maniquea del asunto, estando muy cerca de la propaganda, propugnando a los cuatro vientos la superioridad de los valores fundadores de los USA.  No sólo esto, si no que también habla de otros valores, como la religión. Es tan purista que puede poner algunos nerviosos, pero claro, es una película rodada en 1946. A lo que me refiero es que, por ejemplo, dejan bastante claro que los ateos (o no-religiosos) son gente  proclive a hacer el mal y sin ninguna moralidad, y los que se apartan de la senda de la religión serán desgraciados. Pero aún así, la trama y el desarrollo en general de la película son bastante llevaderos. También hay que admitir que en lo referente al vestuario y decorado es toda una gozada. 
En lo referente a los personajes, Gene Tierney hace un buen trabajo interpretando a Miranda, dando a ver su completa fascinación por Dragonwyck y su propietario. Sin embargo, me parece que no capta con tanto éxito el proceso de desencantamiento que se produce en el personaje, claro que esto también se puede achacar al guión. Como he comentado antes, su actitud puritana es bastante alejada de la del libro. Otra diferencia se encuentra en el personaje del doctor Jeff Turner (Glenn Langan). En el libro es un personaje mucho más sensato, y tanto Miranda como él no empiezan a perfilar sus sentimientos hacia el otro hasta mucho más tarde en la novela. 
Pero aquí el más interesante no es nadie más que el personaje de Nicolas Van Rhyn, brillantemente interpretado por Vincent Price. A pesar de que el guión distorsiona su carácter, presentando su indiferencia hacia la moral como algo maligno y no como algo digno de estudio, el actor consigue transmitir la complejidad del personaje, incluso mejorando la versión del libro. Presenta a Nicholas como un ser atormentado, en medio de dos épocas, en las que sus perspectivas de futuro, para el cuál ha estado preparado a lo largo de toda su vida, empiezan a ser destruídas. 

En conclusión, Dragonwyck no es una mala película, una buena solución si no tenéis mucho que hacer un sábado o domingo por la tarde. 

3 comentarios:

  1. ayyy que vestidos tan bonitos!! Como te lo estas pasando en Paris?? Cuando vuelves? muaaak!

    ResponderEliminar
  2. donde puedo ver la película

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está disponible en youtube, pero creo que sin subtítulos al castellano.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...