8 de ene. de 2015

The Bone Clocks de David Mitchell


Desde que leí Mil Otoños y El Atlas de las Nubes que me he convertido en una fan incondicional de David Mitchell. Desde aquél verano de 2013 he leído todas sus obras salvo Number9dream (#soon) y me llevé una gran alegría al saber que en septiembre de 2014 saldría publicada su nueva novela, The Bone Clocks. Debido a que este trimestre a penas he tenido tiempo para respirar, he tenido que posponer mi lectura de este libro – tiene unas 600 páginas – hasta las vacaciones de Navidad.

Es difícil explicar de qué trata éste libro. Para evitar spoilers, digamos que la novela sigue la vida de Holly Sykes, una chica que viene de un pequeño pueblo de Inglaterra. El lector la conoce por primera
Por favor, qué portadas más bonitas tiene
esta novela.
vez en 1984, cuando es una adolescente a quién le han roto el corazón. A partir de entonces, cada capítulo es narrado por un personaje distinto que está relacionado con Holly de una forma más o menos directa.
Pero el libro es mucho, mucho más. En cierto modo se parece a El Atlas de las Nubes porque hay una trama implícita detrás de la narración per se. Hay algo muy grande que se va moviendo poco a poco y que cobra sentido al acabar el libro. Dejadme explicarlo con más detalle. El libro puede ser algo confuso la primera vez que lo lees. Pasan muchísimas cosas que no tienen sentido, se hacen alusión a eventos y personas que no sabes quiénes son, y utilizan un vocabulario bastante extraño. Esto, junto al transcurso de la vida de Holly, hace que el lector no esté atento a otras cosas que están ocurriendo en la novela. A mí me pasó que estaba mucho más concentrada en resolver el misterio que rodea la vida de Holly en vez de darme cuenta de las sutiles pistas que da Mitchell sobre algo trascendentalmente más importante que está ocurriendo. ¿De qué se trata? Puesto que es algo que sobretodo se ve en el último capítulo, lo dejaré como una incógnita.

A lo largo de media docena de capítulos David Mitchell construye un mundo fantástico – en ambos sentidos – y complejo, a la vez que consigue dibujar el retrato psicológico de cada narrador. Me lo he pasado muy bien acompañando a los distintos personajes por sus vidas, desde un joven universitario que recurre a métodos poco éticos para mantener su tren de vida, hasta un autor que no ha conseguido escribir un libro de éxito desde hace años.

Un pequeño detalle que, personalmente, me ha encantado, es que reaparecen personajes y temas de otras de sus novelas. Ya había mencionado esto en Ghostwritten pero en esta novela son aún más presente. En ningún momento se requiere haber leído sus otros libros para entender The Bone Clocks, pero es sin duda un regalo para aquellos que son familiares con su obra. De hecho, en varias entrevistas David Mitchell ha dicho que es su intención crear un universo a través de sus libros, en el que los personajes no se limiten a ser actores en una sola historia. 

En conclusión, me ha encantado este libro, aunque en un principio me sentí algo perdida en la novela. Tardé un tiempo en situarme pero, una vez logrado esto, puedes disfrutar de la prosa del autor además de su increíble capacidad para entender el mundo moderno y hacia dónde se dirige. Ha sido uno de mis libros favoritos de 2014 y me ha dado ganas de volver a leer toda la obra de este increíble autor, pero quizás no es la mejor novela por donde empezar, recomiendo El Atlas de las Nubes y Mil Otoños

6 de ene. de 2015

Nuevo en la estantería


Este año me había propuesto no comprar más libros, pero bueno, es difícil resistirse a la tentación. Queda como resolución de 2015...

  • Fiesta de Ernest Hemingway. Es bien conocido el amor del autor norteamericano por España, y es donde transcurre gran parte de este libro. Me gustó mucho París era una fiesta así que tengo ganas de probar con este.
  • Birdsong (La Canción del Cielo) de Sebastian Faulks. Tenía visto este libro desde hace tiempo, pero como que soy idiota vi el trailer de la mini-serie que hizo la ITV hace un par de años y como no me acabó de convencer, decidí dejarlo a un lado. Pero hace unos meses leí la maravillosa reseña de Polly y me di cuenta del error que había cometido. Sé que trata sobre la Primera Guerra Mundial y una historia de amor, pero poco más. 
  • The Death of Virgil (La Muerte de Virgilio) de Hermann Broch. Este es un libro que me compré de casualidad, el día que fui a la librería inglesa de segunda mano que hay en Barcelona porque me merecía un premio al acabar los finales. Me recuerda a Memorias de Adriano de Marguerite Yourcenar, que me encantó, así que decidí llevármelo a casa. Es el que estoy leyendo ahora mismo y me está gustando mucho. Es un poco denso, pero es un libro muy poético y muy filosófico (de momento).
  • Ensayos de George Orwell. Después de haber leído varias de sus novelas – 1984, Días de Birmania, y Homenaje a Cataluña – he decidido ir a por sus ensayos, que fueron los que le dieron fama en su momento.

  • Stoner de John Williams. Sólo he leído buenas reseñas, excelentes reseñas, de éste libro, así que cuando lo he visto esta mañana en el Laie no me he podido resistir. ¿Debería ponerlo como prioridad en 2015?
  • The Easter Parade (Las Hermanas Grimes) de Richard Yates. Vía Revolucionaria me encantó y esta mañana me ha llamado la atención este pequeño libro del mismo autor sobre dos hermanas y como sus vidas y su relación cambia a lo largo de los años.
  • Aurélien (Aureliano) de Louis Aragon. Sólo he leído poemas de este autor francés, y esta novela tiene muy buena pinta, trata de la Francia de los años 1930s, y en especial del panorama artístico al nacer un nuevo movimiento, el surrealismo.
  • A History of the World in the 10 1/2 Chapters (Una historia del mundo en diez capítulos y medio) de Julian Barnes. Dado que siempre me lo he pasado bien leyendo a Barnes (El sentido de un final sigue siendo uno de mis libros favoritos), estoy segura que su historia del mundo será entretenida y llena de humor británico.
  • Tiempo de Silencio de Luis Martín-Santos y Los Santos Inocentes de Miguel Delibes. Alguien que siempre me ha insistido en que lea más literatura española me ha regalado este par de libros, ¿los conocéis?


5 de ene. de 2015

La Conquista de Plassans de Émile Zola


Desde hace un par de años que empiezo el año leyendo un libro de Zola (Naná inauguró el 2013 y La Tierra el 2014) y para 2015 he empezado con La Conquista de Plassans la cuarta entrega de La Saga de los Rougon-Macquart. Aunque sea una saga de veinte libros, el orden en el que uno los lea no importa, ni tampoco hace falta leer la saga entera, es un retrato por partes de la sociedad francesa durante el Segundo Imperio que se pueden leer de forma independiente. 

En este caso la acción se sitúa en la ciudad ficticia de Plassans (inspirada en Aix-en-Provence) algunos años después del golpe de Estado de Napoleón III. La familia Mouret vive apaciblemente en su casa de dos pisos como buenos burgueses. Para ganar algo más al mes, deciden alquilar un par de habitaciones al nuevo cura de la ciudad, el abad Ovidio Faujas, y a su madre. Si bien al principio el cura parece alguien muy tranquilo, que quiere quedar fuera de todos los teje-manejes de la ciudad, pronto se descubre que en realidad Faujas es un enviado del gobierno de París para que la ciudad vuelva a estar bajo su control.

Acabo de enterarme de que tanto Alba como
Alianza editorial tienen disponibles algunas
de sus obras.
La novela sigue dos tramas distintas, el lento progreso del abad Faujas en la sociedad de Plassans y su sutil infiltración en el hogar de los Mouret. En efecto, pronto descubre que la única forma de hacerse con el poder en este pueblo es a través de las mujeres, y quién mejor que Marthe Mouret para empezar. Me pareció genial como el autor construye el progresivo dominio de Faujas sobre la señora Mouret no sólo espiritualmente si no físicamente, como va invadiendo todo los espacios de su casa. También me pareció magistral la sutilidad con la que deja entrever la naturaleza sexual de la obsesión de Marthe por el abad y que, debido a que él no la quiere tocar ni con un palo, se transforma en un enfermizo fervor religioso. Esto va a la par de la degeneración de su marido de alguien reconocido en el pueblo, a un ser sin voluntad ni sin vida. 
En general, da escalofríos ver como el abad logra manipular a todas las mujeres a su alrededor, y en especial a Marthe. Pero él también tiene sus puntos débiles, como su hermana, que se traslada a vivir
con él al oír de su éxito.



Es un libro que me ha gustado mucho, pero que a la vez me ha costado mucho de leer. Es muy duro en cuanto a las relaciones personales, la crueldad de los personajes, su falta de escrúpulos, y como explotan al prójimo sin pestañear. Además está la hipocresía de la alta sociedad de Plassans, su complacencia con ellos mismos, su capacidad para olvidar sus propias palabras, es apabullante. Como viene siendo habitual, Zola no decepciona, y este libro se me ha parecido especialmente emocionante; tanto que me costaba dejar de leer. Quizás no se trate del mejor libro con el que empezar la saga (aunque no se requiera el orden cronológico, el primero, La Fortuna de los Rougon, siempre es una buena introducción),  pero es sin duda una obra brillante. 

3 de ene. de 2015

Libros de 2014 y Propósitos para 2015

Propósitos para 2015

Ante todo, quiero seguir leyendo. No creo que pueda mantener el mismo ritmo que en anteriores años, pero me gustaría poder alcanzar los cincuenta. Además, estas navidades me han regalado un Kindle, y tengo intención de usarlo!
Después, quiero recuperar la ilusión de reseñar. En los últimos tiempos no me lo pasaba muy bien escribiendo mi opinión, pero sé que lo sigo pasando en grande leyendo y discutiendo sobre novelas, por lo tanto sólo se trata de encontrar una nueva manera de motivarme. 


Libros de 2014 (fuente: Roof Beam Reader)

Número de libros leídos: 62 (objetivo: 50)
Número de relecturas: Ninguna, realmente quiero aprovechar el poco tiempo que tengo para leer cosas nuevas.
Género más leído: Clásicos


Mejor Libro leído en 2014?
El que se llevó la mayor puntuación en Goodreads fue The Road Back (El Camino de la Vuelta) de Erich Maria Remarque. Se entiende como una secuela de Sin Novedad en el Frente, que me encantó y este no me ha defraudado. Es un relato estremecedor sobre un grupo de soldados que han pasado juntos toda la Primera Guerra Mundial y los distintos caminos que escogen una vez vueltos a Alemania. No solamente el retrato psicológico de los personajes es excepcional, si no que también da muchas indicaciones del nacimiento del nazismo. 

Otro contendiente sería The Bone Clocks (aún sin traducción en España), la nueva novela de David Mitchell (El Atlas de las Nubes, Mil Otoños) que me ha encantado. Es difícil explicar de lo que trata, es un libro que quiero volver a leer para disfrutarlo plenamente. Sólo quiero decir que definitivamente Mitchell es un experto en mezclar géneros y se consolida como uno de mis autores preferidos. 


Libro que tenías muchas ganas de leer pero al final no te gustó?
Desgraciadamente de estos hay unos cuantos así que se quedan sin colores.
The Marriage Plot de Jeffrey Eugenides, había leído muchas cosas buenas de este libro pero, francamente, no me llamó en absoluto y llegué a odiar profundamente sus personajes. 
Tess de los d’Urbevilles de Thomas Hardy. Muchísima gente me lo había recomendado, gente de la que me fío, pero me pareció un dramón sin fin. Ya he decidido que no volveré a darle una oportunidad a Hardy hasta dentro de mucho tiempo.
The Magus de John Fowles. Este hombre escribió el grandísimo libro de La Mujer del Teniente Francés así que como os imagináis estaba yo ansiosa por leer otro de sus libros. Y me decepcionó mucho. Tuve que hacer un gran esfuerzo para terminarlo.


El libro que más te ha sorprendido (en el buen o en el mal sentido) de 2014?
Mal: Keep the Aspidistra Flying de George Orwell. Todos, todos los libros suyos que he leído me han gustado menos este. Aunque la idea de base me parece buena (cómo el dinero invade cada uno de los aspectos de nuestra vida, incluso los más íntimos), se hace demasiado largo y repetitivo.

Bien: La Nausea de Jean-Paul Sartre. Es uno de esos libros que sabes que es un coñazo porque hay todo un halo de aburrimiento que lo rodea (y el hecho de que se trate de un filósofo francés). Pero me dio una grata sorpresa resultando ser un libro la mar de interesante.

Libro que intentaste (y conseguiste) que la gente leyese en 2014?
Yo lo intento, pero las masas no me siguen. El Buen Soldado de Ford Madox Ford. Hace un par de años leí otra obra del autor, El Final del Desfile, la BBC adaptó, y no me acabó de entusiasmar. Pero alguien de quién me fío me recomendó con creces esta otra obra suya, y me marcó muchísimo. Qué maestría a la hora de jugar con el lector, con su ingenuidad al leer la narración de un personaje, a la vez que utiliza la subjetividad de la memoria y la capacidad de autoengaño del ser humano. Es una historia triste, pero muy intensa, y sin duda merece muchísimo la pena leerla. Además, ¡mi edición tenía menos de 300 páginas!


Mejor serie empezada de 2014? Mejor secuela de 2014? Mejor final de serie de 2014?
Mejor serie empezada: Este año sólo he empezado una, La Trilogía de Transilvania de Miklos Banffy que me dejó bastante indiferente y aún no he decidido si continuarla.

Mejor secuela: Una reina en el estrado de Hilary Mantel. En la Corte del Lobo es un libro excelente y este no se queda corto, con razón ganó el Booker el año pasado. El libro sigue con la vida de Thomas Cromwell (el que fue mano derecha de Enrique VIII) y en breves la BBC estrenará la adaptación de la primera novela con Damian Lewis (Brody en Homeland) dando vida al monarca.

Mejor final de serie: No he acabado ninguna! Ojalá este año me anime a leer la última entrega de MaddAddam de Margaret Atwood.


Autor preferido que descubriste en 2014?
Difícil elección, desgraciadamente debido a que no hay ninguno que me haya maravillado. Sharon Kay Penman se ha puesto en mi radar como una excelente narradora de novela histórica (junto a Hilary Mantel, a la que descubrí el año pasado), pero su estilo no tiene nada de especial. 
De Wallace Stegner me gustó muchísimo Crossing to Safety el relato de dos recién doctorados en literatura y su relación de amistad a lo largo de los años – y en cambio no pude acabar su supuesta obra maestra Ángulo de Reposo


Mejor libro de un género que está lejos de tu zona de confort?
Este año he sido una persona muy conservadora y no he leído muchos libros fuera de mi zona de confort, también es posible que no tenga una zona de confort. Es cierto que normalmente no suelo leer literatura juvenil, pero decir que Bajo la misma estrella lo considero como mejor en algo entre mis libros, pues no sería decir la verdad.

El libro que más te enganchó en 2014?
Alias Grace de Margaret Atwood. Ha sido uno de los pocos libros en estos últimos años con el que me he quedado despierta hasta tarde para acabarlo. Es un libro realmente escalofriante que consigue meterte dentro del ambiente de Canadá en el siglo XIX. Además, está basada en hechos reales, lo que aumenta aún más su atractivo (al menos para mí). 
Otros que también me costó dejar a un lado fueron El Sol en Esplendor de Sharon Kay Penman y El Confidente de Hélène Grémillon.


Libro leído en 2014 que es más probable que leas en 2015?

Como he dicho antes, desgraciadamente no tengo mucho tiempo para relecturas. Pero si pudiera escoger uno, sería The Bone Clocks de David Mitchell (y de paso el resto de su bibliografía). Es un libro que me ha gustado mucho, pero que creo que lo disfrutaré más durante la segunda lectura. La primera vez estás algo confusa por todos los rompecabezas, misterios, y pistas que te el autor te tira constantemente. Cuando ya sabes desde un buen principio lo que está pasando, lo puedes leer más tranquilamente y estar al tanto a las sutilezas de la narración que luego vuelven con fuerza al final de la historia.


Portada favorita de un libro leído en 2014

                               

                       


Tu personaje preferido de 2014?
Arthur Seaton de Sábado por la noche y domingo por la mañana de Alan Sillitoe. Un joven inglés de clase obrera que está decidido a vivir la vida basándose en sus propias reglas, aprovechándose de la moral encorsetada de la Inglaterra durante los 1950s y pasarlo lo mejor posible.


El libro mejor escrito de 2014?

Soul de Andrei Platonov. Este libro se sitúa en la URSS de los años 1930s y sigue los viajes de Chagatev a quién, después de estudiar en Rusia, le envían de vuelta a su país natal de Asia Central. Ahí le encargan con la misión de encontrar a su pueblo, que son nómadas, y traerlos de vuelta a la civilización. Es un libro precioso, muy poético, muy triste, pero Platonov se merece todos mis respetos como escritor. 


El libro que más te haya cambiado la vida en 2014?

He leído bastantes libros de ensayo que me han gustado, el que más quizás ha sido El Antiguo Régimen y la Revolución de Alexis de Tocqueville. La capacidad analítica de este hombre es impresionante y me ha dado una completamente nueva visión sobre la revolución francesa. 


Cita favorita
How far we all come. How far we all come away from ourselves. So far, so much between, you can never go home again. You can go home, it's good to go home, but you never really get all the way home again in your life. And what's it all for? All I tried to be, all I ever wanted and went away for, what's it all for? – A Death in the Family de James Agee
Inside every poor creature was a sense of some other happy destiny, a destiny that was necessary and inevitable -why, then, did they find their lives such a burden and why were they always waiting for something? – Soul de Andrei Platonov 


El libro más corto y el más largo que leíste en 2014?
Más corto: 84, Charing Cross Road de Helene Hanff (94 páginas)
Largo: El Sol en Esplendor de Sharon Kay Penman (1248 páginas)


El libro que más te ha conmocionado de 2014?
Probablemente El Fantasma de Anil de Michael Ondaatje (el autor de El Paciente Inglés) que trata sobre la guerra civil que hubo en Sri Lanka. La verdad es que no tenía ni idea de lo que había pasado ni de las atrocidades que se habían cometido.

OTP DEL AÑO
Ricardo III y Anne Neville. Son amor. Y no me refiero a lo que sale en The White Queen, que os veo venir. No, en el libro de Sharon Kay Penman su historia es muy bonita. 


Relación No-Romántica Favorita de 2014

El intercambio de cartas en 84, Charing Cross Road de Helene Hanff te toca la fibra sensible fácilmente. Pero también me lo he pasado muy bien leyendo los diálogos entre Thomas Cromwell y Gardiner o Jane Seymour en Una reina en el estrado de Hilary Mantel.


Libro preferido en 2014 de un autor que ya conocías

De Émile Zola: La Curée, una disección completa y sin piedad de la hipocresía de las clases altas en la Francia del Segundo Imperio. 
De Margaret Atwood: Alias Grace. La secuela de Oryx y Crake, El año de la inundación, me gustó lo justo sin llegar a mi fascinación por la primera entrega.


Libro que leíste en 2014 debido sólo a una recomendación
El dios de la lectura sabe que leí Bajo la misma estrella porque me lo encontraba hasta en la sopa. 


Tu “crush” ficticio de 2014
¿Puedo decir Ricardo III o Eduardo VI?


Mejor debut leído en 2014?
Las Luminarias de Eleanor Catton, aunque técnicamente se publicó en 2013, pero bueno. Es un excelente thriller que tiene lugar en Australia en el siglo XIX. Es muy entretenido y la autora ya apunta buenas maneras.


El libro mejor ambientado leído en 2014?

The Bone Clocks de David Mitchell para fantasía.
El Sol en Esplendor de Sharon Kay Penman y Una reina en el estrado de Hilary Mantel para ficción histórica.


Book That Put A Smile On Your Face/Was The Most FUN To Read?

Ahora es cuando debo confesar que no suele leer mucho del género cómico, pero supongo que el que más me hizo sonreír fue 84, Charing Cross Road de Helene Hanff. Los intercambios entre una joven americana y un señor muy, pero que muy, británico, tienen sus momentos cómicos. 


Book That Made You Cry Or Nearly Cry in 2014?
Sin duda El Camino de la Vuelta de Erich Maria Remarque me tuvo al borde de las lágrimas más de una vez. Las dificultades, e incapacidad, de los soldados para adaptarse a la vida civil, junto al rechazo de una sociedad que no quiere aceptar la humillación de la derrota, se hacen muy difíciles de leer. 


Perla oculta del año?

El Buen Soldado de Ford Madox Ford. De verdad, hacedme caso, es poco conocido por estos lares pero es una pasada, y The Guardian lo tiene como uno de los 100 mejores libros jamás escritos.

Soul de Andrei Platonov, que me costó lo suyo encontrar, pero es realmente una obra muy poética (algo que sorprende dado que se publicó en los 1930s en la URSS!). 


Book That Crushed Your Soul? (lo siento, realmente no sabía como traducir esto)
Me voy a repetir pero, El Camino de vuelta de Erich Maria Remarque, me dejó hecha polvo. 

También cabe mencionar La Tierra de Émile Zola, su descripción de la Francia rural de la segunda mitad del siglo XIX es estremecedora y se me hizo muy difícil de leer. No tiene piedad en exponer al detalle las pasiones más oscuras y egoístas del ser humano, potenciadas por un sistema de valores tradicional. 


El libro más especial que hayas leído en 2014?

Los dos de William Faulkner: El Sonido y la Furia y Mientras Desfallezco. El primero me costó mucho más de leer el que el segundo, pero ambos están escritos de una forma muy particular. No hay un narrador fijo (ni te avisan cuando cambia) ni la narración sigue una cierta cronología, es todo muy caótico y se puede tardar bastante en ubicarse. Sin duda nunca había leído nada escrito de una forma semejante.
 De todas formas, se transpira el ambiente empobrecido, agobiante, y lleno de prejuicios de la América profunda de principios del siglo XX.


El libro que más te hizo enfadar (esto no significa que no te haya gustado)?

En Las Luminarias de Eleanor Catton a veces me daban ganas de tirar el libro de la ventana. La historia sigue una multiplicidad de personajes alrededor de un misterio y cada uno tiene información diferente. Por lo tanto, hay encuentros y desencuentros, hay casualidades, o al revés, cosas que impiden que los personajes se encuentren y consigan resolver el misterio. Y cuando eso pasa es muy frustrante. Pero el libro está muy bien. Es muy largo, pero nunca se hace pesado o aburrido.


Reseña favorita escrita en 2014? 
El Sol en Esplendor de Sharon Kay Penman, sin duda. Me pasé horas escribiéndola y, por primera vez en mucho tiempo, disfruté muchísimo haciéndolo. 


Un libro que no pudiste leer en 2014 pero que será prioritario en 2015?
Quiero empezar a leer la saga de En busca del tiempo perdido de Marcel Proust, pero creo que este lo voy a dejar para verano. 
En general me quedan muy pocos libros por leer de 2014, pero tengo apuntadas las recomendaciones de Polly: Birdsong de Sebastian Faulks y The Secret History de Donna Tartt.


Libro más esperado de 2015?
Louis de Bernières saca una nueva novela histórica, y por ser el autor de La Mandolina del Capitán Corelli siempre le daré una oportunidad. Se llama The Dust that Falls from Dreams y transcurre durante la Primera Guerra Mundial.

Kazuo Ishiguro (Nunca me abandones y Lo que queda del día) publicará su nueva novela este próximo marzo, The Buried Giant.


El final de una serie más esperado?

Sin duda la última entrega de la trilogía Thomas Cromwell de Hilary Mantel, The Mirror and the Light, ojalá salga este año. 

29 de dic. de 2014

Una disculpa

Antes de empezar, ¡felices fiestas a todos!
Este es el primer post que escribo desde hace mucho tiempo y seguramente será el último en también mucho tiempo. A principios de septiembre empecé un master que es equivalente a un primer año de doctorado y, como podéis comprender, el estudio ocupa todo mi tiempo. En ningún momento he dejado de leer, es uno de los pocos placeres que me reservo y sospecho de que no podría sobrevivir la vida de posgraduada sin una novela en mi mesita de noche. Sin embargo, he tenido que dejar a un lado toda actividad relacionada con el blog. Por lo tanto, mucho me temo que seguiré igual de ocupada en lo que queda de curso, hasta junio. 
Esta pausa en mi ya establecida rutina de escribir reseñas me ha permitido pensar sobre el blog. Para mí, escribir reseñas siempre ha sido un placer, una forma de reflexionar sobre el libro que he leído y, hasta cierto punto, de interiorizarlo y disfrutarlo más. Desde hace ya algún tiempo que esto se me antojaba más como una tarea, una obligación, quizás también ligado a que no he sabido encontrar un formato de reseña con el que me sienta confortable. También es cierto de que cada vez me estaba atrayendo más la plataforma Wordpress. Este tiempo me ha permitido darme cuenta de estos detalles, pero también echar de menos escribir, leer reseñas, y estar dentro de la comunidad de lectores.
No creo que este sea el fin de mi vida como escritora de reseñas, pero sin duda puede ser una larga pausa, en especial porque es probable de que el año que viene haga un doctorado. 
En cualquier caso, creo que se lo debo a todas estas personas que han estado leyendo mis reseñas durante tanto tiempo una explicación de mi súbita desaparición. 
Espero que tengáis unas felices fiestas y un maravilloso año 2015. 


Teresa

28 de ago. de 2014

El Sol en Esplendor: Una novela de Ricardo III de Sharon Kay Penman

Esta preciosidad de portada es la que tiene mi edición.

Hace unos días terminé de leer The Sunne in Splendour (El Sol en Esplendor) de Sharon Kay Penman. En principio, y a pesar de haber escrito mi reseña más larga en GoodReads hasta la fecha, no me veía con ánimos de hacer lo mismo en el blog (en unos días tengo pensado escribir sobre esto). Pero, tras varios intercambios de tweets con Polly (que, por cierto, fue la que me regaló el libro) decidí que este libro se merecía también su reseña aquí.

ALTO:  Esta reseña contiene spoilers. Es decir. Spoilers de eventos históricos que podéis encontrar en 2 segundos en la Wikipedia como que algún que otro rey murió. Personalmente yo no los pondría en esa categoría pero, en todo caso, quién avisa no es traidor.


Así sale Ian McKellen en la película (son muy sutiles con los
paralelismos). Por cierto, Richard III era mucho más joven,
de hecho, murió a los 33 años.
Aunque siempre he tenido afinidad por lo británico, creo que mi curiosidad por su Historia despertó (o, al menos, aumentó exponencialmente) hace tres veranos, cuando se emitió The Hollow Crown que me dejó maravillada. Esta traía a la pequeña pantalla cuatro obras de William Shakespeare: Richard II, Henry IV (dos partes), y Henry V. Éstas no fueron las únicas obras con las que el poeta quiso “dramatizar” la Historia de su país. De hecho, tiene otra tetralogía en la que se encarga de los tres reyes que le siguieron: Henry VI (tres partes) y Richard III, que cubren el periodo de la Guerra de las Rosas. Hace un poco menos de un año vi una adaptación moderna de esta obra (con Ian McKellen haciendo de Richard) y me quedé atónita. En las anteriores obras de Shakespeare que había visto o leído (a parte de algunas comedias como Mucho ruido y pocas nueces) estaban caracterizadas por un minucioso estudio del carácter de
los personajes, de una capacidad para dejar ver sus debilidades y sus matices. Este no era el caso con el último rey de la dinastía Plantagenet. Era algo aberrante, el personaje de Richard estaba tan claramente demonizado que daba vergüenza.

Un retrato de Richard III vs. su último intérprete en la pequeña pantalla, Aneurin Barnard en The White Queen.
Dada mi total ignorancia sobre el contexto político en el que Shakespeare escribió la obra, no podía entender qué había llevado al autor a hacer tal caricatura. Y, sabiendo de que lo que había visto no podía ser verdad, me interesé por la historia de esta guerra. 
No sé si sabéis algo sobre el tema, al principio yo tenía una vaga idea: que se trataba de una guerra entre dos grandes familias nobles, York y Lancaster, por el trono inglés. Ahora sé que al final quiénes ganaron fueron los Tudor. Y así se explica que Elizabeth I, una Tudor, tuviera tanto interés en calumniar al rey a quién su abuelo, Henry VII, había arrebatado el trono. 
Bueno, esto ha sido una larga disgresión, así que al tema. The Sunne in Splendour es una historia sobre la Guerra de las Rosas. El título viene por el estandarte de Edward IV, hijo del duque de York, que “sucedió” a Henry VI de Lancaster. Tiene un subtítulo, ‘Una novela de Richard III’, lo que parece algo contradictorio. Habiendo leído la novela, tengo al sensación de que Richard sólo llegó a ser rey porque su hermano, Edward IV, murió repentinamente, que fue una víctima de una cadena imparable de eventos fuera de su control. 

Los tres hijos varones del Duque de York – Richard, Edward, y George (de izquierda a derecha) – son tres de los
protagonistas principales. De George, Duque de Clarence (porque esta gente se inventaba títulos a mansalva), no os he hablado, pero vaya con las que se traía el hombre).
Aunque Richard sea el personaje principal (sobretodo a partir de la segunda mitad de la novela), la historia se narra a través desde casi una docena de puntos de vista.  Empieza cuando Richard es un niño y la guerra ya ha empezado, y finaliza con la muerte de Richard (no, esto no es un spoiler) y las consecuencias que esto tuvo. Esto son casi tres décadas y, seguro que no os sorprendo, mi edición tenía más de 1200 páginas. Para los que ya estáis tachando mentalmente la posibilidad de leer este libro, cabe decir que yo lo acabé en seis días.


Es un libro que está muy bien escrito. Quizás desde un punto de visto estilístico la prosa de Penman deje un poco que desear; a mí me cuesta notar estas cosas y en más de una ocasión me di cuenta de que habían expresiones que se repetían; pero creo que su capacidad para explicar los hechos con claridad es excelente. Ésta época es muy convulsa, hay muchos jugadores importantes, y la cantidad de alianzas que se hacen y se deshacen es mareante. Y aún así – a pesar de las traiciones y de los pactos secretos – pude orientarme sin ningún problema en las intrigas palaciegas que narra la novela. 

A pesar de los numerosos personajes, en cualquier momento sabía a qué familia pertenecían, a quién apoyaban, si eran de fiar, etc. No sabría decir cómo lo hace, pero en todo caso nunca miré la lista de personajes que hay al principio de mi edición. En parte, creo que es porque hay momentos del pasado que vuelven a ser mencionados varias veces – sean recuerdos de juventud, o de batallas, o de muertes de familiares – que te vuelven a poner en contexto, pero que además, al salir espontáneamente de los pensamientos del personaje que narra en ese momento, le da una mayor sensación de realismo. En cualquier caso, la verdad es que la historia engancha, y mucho, a mí personalmente porque me encanta todo lo referente a conspiraciones políticas y demás. 

Hay creo que un par de batallas descritas en el libro, y se hacen más amenas de lo que esperaba.
También hay cierto espacio para las relaciones humanas, no os creáis, que 1200 páginas dan para mucho. En especial, aunque la novela explora las diferentes relaciones entre personajes, entre las amorosas destacan la pareja de Edward IV y Elizabeth Woodville – un matrimonio bastante particular y que funciona bien por motivos que deben ser difíciles de entender para alguien que no sean ellos mismos – y Richard III y Anne Neville (son rematadamente adorables, aunque con sus problemas, como toda pareja normal). También es muy interesante la relación que se va desarrollando entre Richard III y su hermano mayor Edward IV. Es una relación que se establece cuando los dos ya son (casi) adultos, habiendo crecido separados, por lo que no tienen este vínculo que une a la mayoría de hermanos, es… extraño. Y el contraste de sus personalidades, y cómo a veces no consiguen entenderse el uno al otro, lo hace aún más interesante. 

Martin Freeman (Sherlock, Fargo) en la nueva producción teatral de Richard III de Shakespeare.
Aquí sí que tiene pinta de cargarse a cualquiera que se interponga en su camino al trono.

Esto me lleva a los personajes. Richard es el protagonista y Penman, a diferencia de la gran mayoría de autores y historiadores, está más bien sesgada a favor suyo. Por ejemplo, aunque nunca ha aparecido en un documento oficial, la leyenda dice que Richard encargó matar a sus dos sobrinos, aunque nunca se llegaron a encontrar los cuerpos – es el caso de ‘Los Príncipes de la Torre’ – mientras que Penman lo atribuye a otro personaje (del que también se tienen sospechas). Y no es algo inverosímil sinó al contrario, Richard tenía mucho que perder con la muerte de los dos muchachos. Pero mejor dejo estar mis ansias de conspiranoias y misterios sin resolver.

Edward IV. Si esto es ser guapo para la
gente del siglo XV suerte
tengo de vivir en el s.XXI.
Sin embargo, si los otros lo pintan como la encarnación del diablo, ella tampoco lo describe como un cúmulo de perfección. Richard puede ser alguien muy inteligente pero se deja llevar por sus emociones. En particular, una vez que alguien se ha mostrado digno de su lealtad, la tendrá para siempre, y eso le acarrea serios problemas. También es alguien que tiene muchos valores morales y, peor, que pretende vivir en acorde con ellos. En resumen, es un idealista. Edward es otro que se lleva gran parte del protagonismo y debo admitir que está a la par con Richard, aunque por motivos muy diferentes. Edward es lo que se dice un bon vivant y un pragmático ante todo (además de que se supone que guapísimo, alto y fuerte). 



Luego están los personajes femeninos y todos, incluso la pobre Anne Neville, son tremendamente atractivos. No son mujeres pasivas que se limitan a sufrir los estragos de la guerra si no que toman parte en cómo se desarrolla el conflicto, y sin duda causan tantos problemas como los hombres. Como Elizabeth Woodville, creo que en contadas ocasiones he llegado a odiar tantísimo a un personaje como a ella. Pero esto a su vez me recuerda a lo que otros hicieron con Richard III. Ante esto tengo dos matices que ofrecer. 
Elizabeth Woodville.
Esta sí que sabía cómo salirse con la suya.
El primero es que Penman no llega a los mismos extremos que los detractores de Richard, simplemente es que es una mujer obsesionada por la ambición y el deseo de hacer prosperar a su familia, lo que crispa el clima político, y muchas de sus acciones pueden resultar muy, muy, frustrantes para el lector. Incluso Marguerite d’Anjou (la mujer de Henry VI de Lancaster) no era tan odiosa, y mira que la mujer lo intentó con ganas. Pero nadie supera a Elizabeth y su terquedad (también se supone que era una mujer guapísima). El segundo es que, como bien señala Penman, al final de la novela, muy poco información ha sobrevivido sobre la personalidad de las mujeres, incluso de las reinas. Y ahí es dónde se puede dar rienda suelta a la imaginación. Es uno de los “problemas” de la ficción histórica cuyos personajes realmente existierion; uno siempre tiene cierto recelo cuando lo lee y, al menos yo, se pregunta si realmente pensó eso, o hizo lo otro, etc. Pero la verdad es que la autora es capaz de otorgar una cierta lógica y consecuencia tanto a los actos como a los pensamientos de los personajes a lo largo de la historia. 

Richard III y Anne Neville. En la novela su historia de amor es de lo más enternecedora que he leído.
(Al contrario de, por lo que leo en la Wikipedia, lo que sugieren en The White Queen, que pintan a Anne
como otra mujer calculadora y con ganas de ser reina).
Creo que esto resume (sí, es un eufemismo) bastante bien lo que me ha parecido la novela. Me lo he pasado muy bien leyéndola y he aprendido un montón sobre ese periodo. La recomiendo con creces a todos aquellos que estén interesados por la Historia inglesa o los que se entretengan con la ficción histórica, esta novela es de lo mejorcito que hay. 

                                                                      ***      ***      ***


Esto es una especie de apéndice. Hace años leí que George R. R. Martin se había inspirado en la Guerra de las Rosas para escribir Canción de Hielo y Fuego (o Juego de Tronos para los que veáis la serie) y mientras leía The Sunne in Splendour me venían a la cabeza ciertas partes o personajes de la saga. Por ejemplo:
– Un rey que no acaba de estar muy bien de la cabeza 
Veo que alguien más de Internet coincide conmigo.
– Un rey que disfruta de todo los aspectos de la vida (y es infiel a su bella esposa) que muere súbitamente
– Un candidato al trono que está en otro país, al otro lado del mar. (Y a quién nadie hace ni caso y da la gran sorpresa)
– Lannister (Lancaster) vs. Stark (York), no me negaréis el parecido.
– Un matrimonio secreto que lo echa todo al traste
– Una madre sobreprotectora y manipuladora que quiere que su hijo sea rey y hará lo que haga falta (y de estas hay dos en la novela). 
Y hoy mismo he pensado en algunos paralelismos entre Tyrion y Richard
– Los dos son los hermanos pequeños de la familia
– Tyrion es un enano y a Richard siempre lo han descrito (póstumamente) como alguien deforme, con una cojera, con un brazo más largo que el otro, e incluso con joroba. En aquella época se creía que la apariencia exterior revelaba la salud del alma. 
– Los dos se casan con una mujer de una familia noble que antes había sido rival (Sansa Stark vs Anne Neville), pero que han derrotado. (Y el padre de dicha muchacha ha sido ejecutado por traición).
– Los dos se convierten en “regentes” (Mano del Rey vs. Lord Protector del Reino) de un rey-niño (Joffrey vs. Edward V), y le acusan de su asesinato (entre otros). 

Pero alto, esto no quiera decir que George R. R. Martin haya copiado descaradamente de los anales de la historia británica. Este tipo de cosas no eran nada inusuales en el medievo y, al ser Westeros un universo medieval, es normal que ocurran el mismo tipo de cosas. Lo que quiero es que os animéis a leer este libro viendo rasgos en común con una saga que ha enganchado a muchísima gente.

27 de jun. de 2014

Desesperación de Vladimir Nabokov


Por algún motivo u otro Lolita nunca ha sido una novela que me llamase la atención. Por esta razón, cuando una amiga mía me recomendó Desesperación como manera alternativa de leer algo de Vladimir Nabokov, no lo dudé ni un segundo. Por supuesto, tardé bastante en 1) conseguir encontrar el libro (esperé hasta mi viaje a NY el verano pasado) y 2) leerlo. De hecho, éste forma parte de mi reto de TBR Pile 2014, porque veo que de otra forma no lo hubiese leído hasta dentro de mucho mucho tiempo. A mi gran sorpresa, este libro fue originalmente escrito en ruso, es una de las primeras novelas que escribió el autor antes de pasarse al inglés. 

Este libro fue publicado en 1934 y la historia transcurre sobre esta época en Berlín, aunque sin referencias (al menos explícitas para mi) sobre el auge del movimiento nazi. El protagonista y narrador de la historia es Hermann Karlovich, un hombre casado de clase media que tiene una empresa de chocolate que no está pasando por un buen momento. En uno de sus viajes de negocios
conoce a Felix, un vagabundo que bien podría pasar por su gemelo. Entonces a Hermann se le ocurre una idea maravillosa: matar a Hermann pero haciéndolo pasar por él, que su mujer obtenga el dinero del seguro de vida e irse los dos a Italia a vivir en una granja durante el resto de sus días.
Es una trama que no da para mucho pero las 300 páginas del libro dan para mucho más, aunque en algunos momentos se me hizo un tanto largo y pesado. La cuestión es que Hermann, narrando la historia, "habla" por los descosidos y va hacia adelante y hacia atrás según le convenga, en especial al principio de la historia. Y no sólo esto, el protagonista es alguien muy orgulloso de sí mismo, por no decir ególatra, que parece encontrar placer en alabarse en sus propias páginas, en estar llevando al lector por las vicisitudes de su vida y maravillándose de su talento como escritor. Lo que puede llegar a ser algo insoportable, pero nadie ha dicho que el protagonista de la novela debería caer siempre simpático. 
Similar actitud tiene con su esposa, a la que ve como una cabeza hueca, aunque muy bonita, y que trata de manera condescendiente, como poco. De hecho, se siente superior a todos los que le rodean, y no entiende cómo se puede encontrar en una situación tan precaria como la suya (gran injusticia). De hecho, le encanta aparentar un nivel de vida muy superior al suyo: viste de una manera muy elegante, lleva bastón, tiene una pluma de plata, y habla de una manera muy refinada, por no decir rebuscada e innecesariamente adornada. Y para acabar con su retrato, es un mentiroso compulsivo. En realidad, una de las (pocas) cosas que me han gustado de este libro es que poco a poco ves las mentiras que teje Hermann (o que ya hace tiempo que mantiene) para atrapar al resto de personajes en sus redes. Pero entonces, ¿en qué realidad hecha a medida vive este hombre con una autoestima por las nubes? Es una buena pregunta. Es increíble que, con la poca información que da sobre el protagonista, Nabokov consigue que te hagas una idea muy clara de cómo es Hermann Karlovich. 
Además, hay mil detalles que no tiene sentido comentar pero que encuentras una y otra vez en la novela, o eventos que se mencionan antes de que ocurran, que le dan una cierta coherencia a la historia.

De todas formas, tampoco ha sido una novela que me haya parecido extraordinaria. está bien, la historia es algo singular, el protagonista es sin duda increíble, pero no me ha acabado de convencer. Y vosotros, ¿habéis leído algo de Nabokov?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...