13 may. 2013

Dancing on the Edge


Parece que la BBC no para de hacer series que me interesan y ésta, gracias a un tráiler muy atrayente, me llamó la atención.
Dancing on the Edge nos traslada a la Inglaterra de los años '30 y trata del auge y declive de una banda de jazz. Hay dos personajes principales: Stanley Mitchell (Matthew Goode, Brideshead Revisited, Watchmen) el principal periodista y editor de la pequeña revista Music Express, que se dedica a escribir artículos a toda prisa y a descubrir grupos de música. Y una buena noche, sin tan siquiera haberles escuchado, consigue que la banda de Louis Lester (Chiwetel Ejiofor) toque en el Imperial, un hotel de la vieja guardia. Esto causa todo un revuelo, cejas arqueadas y salidas indignadas de la sala, pero a la vez les hace conocer un nuevo mundo de gente con una mentalidad mucho más abierta. Entre ellos se encuentran los hermanos de buena familia Pamela (Joana Vanderham, The Paradise), siempre acompañada de su amiga Sarah (Janet Montgomery) y Julian (Tom Hughes, Page Eight, The Hollow Crown), que trabaja para un millonario americano, Mr. Masterson (John Goodman, Argo, Community). 
Pronto la banda llegará hasta la cúspide del mundo de la música, llegando a tocar para el príncipe heredero, pero todo tiene su contrapartida. 
La trama no me parecía mal, más bien interesante, pero no me esperaba que fuese de 'misterio'. Bueno, en realidad, no lo es... ¿qué es? Aún no me ha quedado claro. La primera mitad de la serie – que consta de cinco capítulos que duran entre una hora y hora y media – simplemente trata del descubrimiento de la banda, pasando por el 'casting' de cantantes – en este caso Jessie (Angel Coulby, Merlin) y Carla (Wunmi Mosaku) –, hasta las dificultades que tienen para ser aceptados en un mundo dónde el jazz no es percibido como música y donde el racismo está a la orden del día. De hecho, este aspecto han sabido captarlo muy bien, como estaba inherente al carácter de las personas, incluso para los más liberales, que tarde o temprano revelan que a veces es muy difícil luchar contra los prejuicios que se han inculcado desde hace generaciones. 
La segunda parte de la serie ya todo empieza a ser un caos, no puedo decir que la cosa se complica porque para ello tendría que saber qué pasa, después de un trágico accidente. 
Los personajes no están mal pero... no sé, o los han hecho muy mal, o muy bien y yo no he sabido captar las sutilezas. Stanley tiene algo de sinvergüenza pero se gana el cariño del espectador, lo mismo pasa con Louis Lester, cuyo temperamento y sangre fría no parecen de este mundo. A la que no pude soportar es a Sara... no, simplemente no. Va de víctima, de "yo también entiendo, Louis, lo que es sentirse discriminado", patrañas. Y luego es un cúmulo de lágrimas y estupideces. No, no puedo con esa chica.
Personalmente me encantó el personaje que interpreta Joana Vanderham, que parece una niña tonta mimada pero luego resulta tener algo más de sustancia, aunque sigue siendo bastante caprichosa. Su hermano Julian no tiene ni pies de cabeza, simplemente no entiendo –y eso es porque el guión no lo desarrolla del todo bien– qué demonios le pasa. El guión, la trama, o lo que sea, tiene un gran problema. Parece que haya un montón de cosas que pasan fuera de pantalla y que sólo se dejan percibir muuuuuuy ligeramente de vez en cuando, por lo que durante tres capítulos tampoco entiendes a dónde va nada. Y todo esto se resuelve en un plis plas sin que nada quede muy bien aclarado. A parte de dejar un montón de cosas sin responder como, ¿qué pasó con el mánager de la banda? ¿Y a qué venía todo esto de los masones?
Eso sí, ¡la banda sonora me ha encantado! Mira que a mí normalmente el jazz no me dice mucho, pero, en este caso, todas las canciones me han gustado (más abajo os dejo mis favoritas).

En fin, Dancing on the Edge no está mal, es de la BBC, por lo que la ambientación es impecable, pero le falta algo, quizás un poco más de reflexión a la hora de construir la trama – de hecho, si hubiese sido simplemente sobre la historia de una banda, sin misterios de por medio, creo que me hubiese gustado aún más. 



(Bueno, en realidad sólo he podido encontrar estas dos, la OST entera está en Spotify, os la recomiendo)

3 comentarios:

  1. No había oído hablar de ella pero, como asidua a las series de la BBC que soy, le echaré un vistazo. Por tu reseña supongo que está bien para pasar el rato, espero que no me decepcione tanto como 'The Paradise'...

    Bisous!

    ResponderEliminar
  2. BUeno me apunto la miniserie *_*
    besote

    ResponderEliminar
  3. Hala no conocía esta serie y mira que sale Matthew Goode que a mí me encanta! Pero estoy contigo que a veces las series se lían con misterios o idas y venidas que no acaban de aportar nada y que solo complican la trama y es cuando como espectador dices pero??? Si tengo ocasión le voy a echar un vistazo!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...