16 oct. 2012

The Newsrooom (1ª Temporada)


Últimamente me estoy aficionando a las series sobre periodistas. A The Hour y State of Play se añade una nueva serie, The Newsroom, proviniente del otro lado del Atlántico. A principios de este verano se estrenó la nueva serie de Aaron Sorkin, el guionista de La red social, y he visto los diez capítulos de la primera temporada en cuanto he tenido ocasión.

Sinopsis: Will McAvoy (Jeff Daniels, Buenas noches y buena suerte, Speed) es el presentador del programa de noticias News Night, famoso por nunca tomar partido. En una conferencia en la universidad de Northwestern le fuerzan a dar su opinión sobre los Estados Unidos, y eso causa gran conmoción en la presna. Después de desaparecer durante varias semanas, Will vuelve a su trabajo para encontrarse con que su nueva productora es Mackenzie MacHale (Emily Mortimer, Shutter Island, Hugo), su ex-novia. Ambos deberán dejar a un lado su pasado para hacer un nuevo programa, más serio y más controvertido.

Opinión: La serie se centra al rededor de cómo se prepara un programa de noticias: desde cuáles se escogen, cómo se tratan, qué invitados traer, qué preguntas se pueden o no hacer, quién se encarga de la investigación, etc. En cada capítulo se centran en un evento que marcó las noticias a lo largo del 'curso' 2010-2011: desde los reactores de Fukushima, pasando por las elecciones al congreso, hasta la muerte de Bin Laden. La mayoría son temas que también vimos en nuestras pantallas durante aquél año pero, al ser una serie americana, está mucho más enfocado hacia los Estados Unidos. Eso sí, hay un tema que se repite a lo largo de la serie, el ataque al Tea Party, haciéndolo principalmente a través de la boca del presentador, Will McAvoy, que es un Republicano, para hacerlo parecer más ¿creíble? Pero no todo es crítica en la serie. De hecho, el problema que yo lo encuentro se puede resumir en la primera escena de la serie. Quieren ser críticos pero, al fin y al cabo, no pueden serlo hasta el final, queriendo dejar aún un sentido de seguridad y derecho moral a los americanos. O quizás soy yo la que le busca pegas a todo.
En fin, aunque la mayor parte del capítulo rodee la producción de uno o varios noticiarios, también hay espacio para tramas secundarias paralelas. Por supuesto, las historias de amor también tienen su pequeño lugar en la sala de prensa. Primero vemos el choque frontal entre Will McAvoy y Mackenzie MacHale, de los que poco a poco conocemos su relación. Son dos carácteres que chocan. Will es un hombre que aparenta ser muy seguro de sí mismo (y un tanto creído) cuando en realidad aún sigue muy dolido por su ruptura con Mac, mientras que ella es una periodista con muchísima experiencia pero un tanto neurótica y propensa a los ataques de histeria. Pero la combinación de ambos es extremadamente divertida. Luego tenemos a Jim (John Gallagher Jr., Margaret) y Maggie (Alison Pill, Los pilares de la tierra, Midnight in Paris), ambos ayudantes de producción y emparejados, que se sienten atraídos el uno hacia el otro pero son incapaces de reconocerlo.
También hay un set de personajes secundarios que son geniales como Don (Thomas Sadoski), Neal (Dev Sampat, ¿Quién quiere ser millonario), Charlie (Sam Waterson) o Sloan (una economista interpretada por Olivia Munn). La verdad es que todo se debe a un diálogo brillante, que explota las características de los personajes al máximo para crear situaciones muy divertidas. Realmente, hay algunas discusiones que son geniales.
Como he dicho antes, también hay un poco de lugar para la reflexión, en especial acerca del periodismo. Viendo los programas de News Night y luego viendo el telediario de aquí, uno se da cuenta de que realmente se está poniendo por delante el entretenimiento antes que la información. Claro que hay cadenas peores que otras, pero todas parecen ser esclavas de la audiencia, del número de espectadores. Y eso me parece una situación increíblemente triste.
Desgraciadamente, no todo son buenas cosas en esta serie. Los personajes, aunque no estén estereotipados y tengan algún grado de complejidad, son completamente planos. Desde el primer hasta el último capítulo no cambian ni un ápice y vuelven a cometer los mismos errores, a tomar las mismas decisiones, una y otra vez. Y esto resulta extremadamente frustrante. En la misma línea se encuentran las tramas amorosas. Se le enseña el cebo al espectador, pero al final sigue sin tener nada, y esto me parece una estrategia muy pobre para llevarle a ver la siguiente temporada. En serio, con una serie así creo que podrían haberse permitido hacer un último capítulo en que el cliffhanger principal no fuese el de las relaciones entre los periodistas.
Y ahora sigamos con la idea de los programas. Ellos dicen que quieren hacer un programa informativo de verdad, que contraste opiniones y de hechos. El problema es que su presentador quiere ser la estrella en todo momento y parece querer demostrar a toda costa cuán más inteligente es que cualquiera que entreviste. Esto, me temo mucho, no hace más que insultar a los espectadores (de su programa). Sí, tiene agallas y se enfrenta a poderosos enemigos, pero todo eso se esfuma cuando no tiene ni una pizca de humildad ni ningún tipo de sentido de la culpa a la hora de humillar a alguien.
De todas formas, es cierto que para ser una producción de la HBO (conocida por series como True Blood, Los Tudor y Juego de Tronos) es increíble que hagan una serie con un guión tan consistente, y con tan poca sangre y sexo. 

En conclusión, The Newsroom es una buena serie. No creo que llegue al nivel de The Hour o State of Play, pero sin duda es una fuente de entretenimiento con unos diálogos brillantes, siempre a cargo de Aaron Sorkin

1 comentario:

  1. Yo con esta serie tengo una relación de amor-odio. El mayor problema que le encuentro es que todos los personajes femeninos resulten tan ridículos y absurdos hasta el extremo, y creo que la importancia de los amoríos de los personajes le resta interés a una serie que apuntaba más alto. No creo que pueda hacerle sombra a The Hour, como tú bien dices, aunque tuvo sus momentos... y espero que la segunda temporada mejore bastante...
    Por otro lado, respecto a lo que dices de la HBO, no estoy muy de acuerdo contigo, para mi siempre ha sido sinónimo de calidad, y especialmente en cuanto al guión (si no siempre, casi siempre) véanse las miniseries de Hermanos de sangre, The Pacific, John Adams, o series como Los Soprano, Deadwood o Roma... por poner unos pocos ejemplos todas reúnen una calidad en cuanto a guión y producción inmejorable.
    Eso sí, no te voy a negar que les va la caña y si hay sangre mejor!
    ;-)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...