19 oct. 2012

The Classics Club – Meme de Octubre

Desde hace unos meses que estoy en el Classics Club y cada mes los participantes contestan a una pregunta a través de este meme. Este es ya la tercera entrega de este meme mensual que empezó en agosto, y la pregunta es:

¿Por qué lees clásicos?

Desde que somos niños que en la escuela nos acostumbran a leer los "clásicos" que solemos asimilar a libros pesados, largos, y aburridos. En mi caso, el primero que recuerdo tener que leer por tarea es El Conde de Lucanor. Pero me estoy desviando del tema. 
Ante todo, se estima que la palabra escrita apareció cerca del 3500 AC, pero la novela tal y como la entendemos sólo tiene unos pocos siglos. Durante este tiempo se han producido miles y miles de obras y me parece absurdo ignorar todo esto simplemente porque fueron escritos bastante antes de nuestro nacimiento. Éstos libros, sea de forma más o menos explícita, forman parte de la Historia y de la cultura popular de sus países. Además, la mayoría (o al menos las novelas que han trascendido a lo largo del tiempo) reflejan fielmente una época vista por sus mismos contemporáneos. Y no sólo eso, vista por un artista, cuya visión puede ser muy especial, muy fina, sutil y que puede llegar a diseccionar estrato por estrato la sociedad de su tiempo. Éste es el caso de muchos clásicos, como El final del desfile de Ford Madox Ford o Las novelas de Berlín de Christopher Isherwood. A mí es un rasgo que me atrae particularmente de los clásicos pero una ventaja que también tienen es que son muy diversos. Algunos, como El guardián entre el centeno, son bastante cortos, al igual que hay otros bastante largos como Doctor Zhivago. De la misma forma, hay clásicos de lectura lenta, como Crimen y Castigo, o que se leen en un momento como Jamaica Inn. Incluso hasta hay clásicos de literatura juvenil e infantil como El Castillo Soñado o La Princesita
Pero ante todo hay que pensar que los clásicos son novelas que han sobrevivido a su tiempo mientras que otras de sus contemporáneas han sido enterradas en el olvido de las editoriales. ¿Y por qué unos sí y otros no? Pues, sin duda, porque son de alguna forma extraordinarios. Con sus novelas, entre las cuáles La mujer de blanco es de las más conocidas, Collins le puso nombre y apellido al género policíaco. Con su testimonio de la Primera Guerra Mundial Erich Maria Remarque y su Sin Novedad en el Frente pusieron palabras de una belleza extrema a uno de los peores momentos de la humanidad. Y Harper Lee, basándose en su propia vida, a través de las pequeñas anécdotas de Scout y las enseñanzas de su padre, Atticus Finch, transmiten un mensaje conmovedor de tolerancia y humanidad en Matar a un ruiseñor. Aunque es cierto que otros, como Cumbres Borrascosas, pasaron completamente desapercibidos al ser publicados. Por esa razón los clásicos son una apuesta segura, al menos en su gran mayoría. Pero tampoco quiero decir que el lector deba refugiarse en exceso en los clásicos, negándole a la literatura moderna una oportunidad. Actualmente hay grandes autores cuyos libros seguramente estarán formarán parte de los clásicos en unos años.
Finalmente, hay clásicos que están al alcance de todos. Yo empecé a leer clásicos desde pequeña, con las novelas de aventuras del siglo XIX, y luego en clase cuando tenía que leerme los clásicos de la misma época, sólo que más lentos y descriptivos. Uno no puede empezar con Anna Karenina directamente, al menos en mi opinión (y yo a fecha de hoy aún no me atrevo con las novelas largas de Tolstoi). Hay que perderle el miedo a los clásicos, ¡pensad que la mayoría fueron los bestsellers de su época!
Espero que este post haya animado alguno con los clásicos y, si hay alguna duda/recomendación, ¡aquí estoy!

2 comentarios:

  1. Yo opino que un clasico es el libro que habla de su tiempo o tuvo algo que resaltar entre tantos otros. Yo es que los adoro *_*

    ResponderEliminar
  2. Los clásicos me apasionan porque en cierto sentido son atemporales, porque hablan de las reacciones, sentimientos, pensamientos,... de los seres humanos que pueden haber tenido lugar hace dos siglos pero que siguen siendo totalmente actuales y con lo que como lector te puedes identificar por completo, sin importar que tus circunstancias sean totalmente diferentes a las que se muestran en la novela ya que en lo esencial sí que son las mismas. Por ejemplo cuando lees 'Orgullo y prejuicio' y ves el interés desmedido por el dinero o hacer un cazar un buena marido, ¿a quién no se le vienen ejemplos a la cabeza que suceden hoy en día?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...