7 oct. 2012

The Flowers of War

Supe de la existencia de esta película por casualidad a través de la red social GetGlue cuando se estrenó el trailer hace varios meses. En vano esperé que, siendo una producción de grandes dimensiones, se estrenase en España aunque fuese con algo de retraso. Pero, como ya viene siendo una costumbre, no fue así.

Sinopsis: Situada en Nanking durante la invasión japonesa en China de 1937, la película junta a tres extraños conjuntos en un convento: un trabajador de pompas fúnebres (Christian Bale, trilogía Batman, El truco final), unas prostitutas del distrito rojo y las estudiantes del convento. Con una muerte segura más allá de las puertas del convento, todos deberán aprender a convivir y buscar una forma de huir de la ciudad.

Opinión: Esta es una de las pocas superproducciones chinas que llegan de vez en cuando a nuestras pantallas, y hay aún menos que tengan un protagonista occidental. 
La película es excelente a nivel visual. Los vestuarios, en especial el de las prostitutas (que serán la delicia para quién le guste la moda y este estilo), están muy cuidados. Pero también la batalla entre los chinos y los japoneses que ocupa los primeros 10-15 minutos de la película y que sigue de trasfondo hasta el final. Las escenas de guerra son bastante brutales, pero aún más son las incursiones de los soldados en el convento, o de los habitantes del convento a la ciudad en ruinas. El director, Yimou Zhang (Hero, La casa de las dagas voladoras), pone una serie de escenas bastante violentas y despiadadas. Pero simplemente se limita a describir los horrores que debieron ocurrir durante la invasión japonesa, aunque puedan ser bastante desagradables para el espectador. Pero también hay lugar para la belleza en ésta película. Algunos planos de la película son preciosos, mezclando lo horrible con lo bello, provocando así un mayor impacto en el espectador. El juego con los colores (y los filtros de la cámara) para poder lograr estos efectos está muy bien conseguido. Uno que a mí personalmente me sorprendió fue la explosión de una tienda de tejidos, y todos aquellos colores saltando por los aires.
Pero quizás lo más interesante de la película es ver como interaccionan estos tres grupos, como van cambiando poco a poco. Cuando se encuentran cada uno está acostumbrado a una cierta vida, con unas ciertas reglas (o sin ellas) y, sobretodo, están aterrados por lo que han vivido y por la situación en la que se encuentran. John Miller es un personaje egoísta y, aparentemente, sin ningún tipo de compasión por las personas con la que comparte el convento. A él sólo le interesa salir vivo de allí y llevarse a la cama a Yu Mo (Ni Ni), la más bella de las prostitutas. Ella le desprecia por su carácter mezquino y tendencia a la borrachera. Pero por encima de todo ella quiere garantizar la seguridad de sus compañeras y su huída de Nanking. 
La convivencia entre ellos es difícil al principio y, a pesar de todo lo que les ocurre, permanecerá siendo algo hostil. No hay ningún tipo de redención. Ni las alumnas llegan a ver más allá de sus prejuicios ni las prostitutas buscan redimirse. Ambos grupos llevan su vida lo más normalmente posible. Y es lo bueno porque el espectador está presente en las escenas en que están solas y ve el alto grado de compañerismo, compasión e humanidad que existe dentro del grupo, pero no entre ellos. Aunque el tiempo pase y aprendan a vivir juntas, eso no significa que pasen ni un minuto más de lo necesario juntas, sin ni siquiera permitir a las mujeres utilizar su baño. De hecho, el que sufre un cambio más radical es el personaje de Christian Bale que, al ser testigo de las brutalidades cometidas por los soldados japoneses, se vuelve más altruista y decide hacerse pasar por el cura del convento y así proteger a las alumnas (y al resto de sus habitantes ocultos). Quizás este cambio radical sea poco creíble – a mí, al menos, me cuesta un poco creerlo – pero es de agradecer ver a toda esa gente tan distinta cooperando y tener un poco de esperanza después de haber visto escenas bastantes crudas.

En conclusión, creo que The Flowers of War es una muy buena película histórica de una guerra de la cuál la mayoría de 'occidentales' no ha oído a hablar pero que aún está muy fresca en la memoria de los chinos. La invasión de Manchuria empezó en 1931 y en 1937 se declaró la segunda guerra sino-japonesa que, en el lado de los chinos, causó al menos unos veinte millones de muertos (existen diversas estimaciones por falta de datos de la época). Ésta es una espléndida recreación del horror que vivieron los chinos – contando con un consistente presupuesto –, muy bien dirigida, con un actor de merecido renombre como Christian Bale y además muy entretenida. Eso sí, hay que tener el estómago fuerte, pero vale mucho la pena.

5 comentarios:

  1. Me ha llamado muchísimo la atención esta película, no sé por qué pero de repente tengo muchas ganas de verla. A lo mejor es porque sale Christian Bale (L) o será por el trasfondo de la guerra en China... Habrá que verla! Besitos :)

    ResponderEliminar
  2. Me encantaria verla! No soy muy fan de Christian Bale, pero se que tiene mucho talento!

    ResponderEliminar
  3. ¡Me la apunto! Hasta hace poco no sabía casi nada de la historia de China, pero desde que tuve la oportunidad de viajar allí estoy obsesionada con conocer mejor su historia y su cultura en general, la recomendación llega en el mejor momento posible, ¡gracias!
    Un beso =)

    ResponderEliminar
  4. Es una de las mejores películas que he visto este año. La historia es muy buena y la música hermosa :)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...