19 mar. 2013

The Labyrinth


Creo que este va a ser un post a lo tercera temporada de Downton Abbey, pero a lo bestia de verdad.
Decidí ver The Labyrinth...  ¿por qué? ¿POR QUÉ? Me pregunto ahora, y no encuentro la respuesta. Quizás a causa de mi fe ciega en la promesa de calidad mínima de las (mini)series británicas. Pero no, el dios de la pequeña pantalla decidió acabar con mi parcialidad y enviarme esta... esta excepción a la regla (benditos sean los eufemismos).
En fin, empezemos (me duele hacer esta reseña, a la vez que mi disgusto me empuja a escribirla, tengo que desfogarme de alguna manera). La historia transcurre en dos momentos en el tiempo, ambos situados en los alrededores de Carcasonne, Francia. La primera, situada en la edad medieval, durante la cruzada contra los cátaros (una secta católica), tiene como protagonista a Alaïs (Jessica Brown Findlay, sí, la Lady Sybil de Downton Abbey), una joven noble casada con... ¡Mr. Moray de The Paradise! (es decir, Emun Elliot, llamado aquí Guilhem du Mas). Y tiene por hermana Katie McGrath (Merlin), que en este caso también hace de (una de las) malas del telefilme. De pronto, su padre le revela que tiene uno de los tres libros necesarios para encontrar el grial. Y en un santiamén le dan (sí, ni los busca ni nada, se los dan así por las buenas algunos vecinillos) los otros dos que quedan. Ah, y también hay unos cruzados muy malos y sanguinarios que van de camino a Carcassone, que también quieren los libros, of course. Uy, y me olvidaba, también sale Tom Felton (sí sí, el Draco Malfoy de Harry Potter).
Draco también sufre como yo
Estos libros son los que buscan en la actualidad una secta chunga, liderada por Marie-Cécile (Claudia Gerini), que además de ser rica tiene como chico de compañía a Sebastian Stan (el sombrerero loco de Once Upon a Time). Pero la protagonista de ésta época es Alice Tanner (Vanessa Kirby, The Hour), que simplemente está ayudando en una excavación cuando tiene una visión y ve a Alais dándole un libro. Y de pronto se verá inmersa en un entramado del que, la pobre, no tiene ni idea.
La trama no tiene sentido alguno. Quiero decir... está todo mezclado, y es ugh, horrible. A parte de que la precisión histórica se la pasan por el forro (porque todos eran super tolerantes, y vivían en un mundo feliz donde los nobles eran majos y trataban bien a los siervos), es que los personajes no tienen sentido alguno. Tienes a Tom Felton que hace de señor del lugar, y tiene algunos consejeros, todo muy democrático. Y se preparan para la batalla contra los cruzados. Y de pronto sale esto de los libros, que no sabes muy bien de dónde, ni por qué, ni cómo resulta esto interesante (vaaale, encontrar el grial, la juventud eterna, blah blah blah). Tienes a Lady... digo Alaïs, una buenaza que no ve que su marido le pone los cuernos con su hermana. Y justamente el personaje de la hermana es casi calcado al que interpretaba Katie McGrath en Merlin. Una hermana mayor que descubre que en realidad su padre es otro y desde allí se vuelve, así por las buenas, mala malísima y decide amargarle la existencia al resto del universo. Y veía las sonrisas de esta chica y es que eran iguales a las de Morgana. Por favor, que es lo mismo, la mujer no tiene dotes de interpretación, dejad de imponérsela a los espectadores. Vale que tiene ojos bonitos y lo que quieras, pero por favor, sufro cada vez que la oigo hablar con poner cara de estar tramando algo diabólicamente perverso. 
Y en el presente, pues nada, el cliché más típico del universo. Resulta que la protagonista está relacionada con Alais, pero no lo sabía hasta ahora, y parece que todos saben más sobre su vida que ella misma. La pobre se pasa las tres cuartas partes sin saber qué demonios está pasando y la verdad es que no sé como no la liquidan antes, qué falta de profesionalidad por parte de los malos. Que estos, dale. Tienes a la típica secta que hace sacrificios, que se reúnen a la medianoche y van todos encapuchados. Y luego está el fundamentalista católico que le gusta automutilarse y que se le ha ido por completo a la cabeza. Obviamente, no podía faltar una pizca de amor para hacer esta mezcla. Con el amante de la mala malosa. Me pregunto, Alice, ¿no sospechaste del hombre que se acuesta con la mujer que ha asesinado a un policía y a tu mejor amiga? No que haya apretado el gatillo él mismo, ¡pero maldita sea que viven en la misma casa! 
Y todo parece una mala versión de una serie de la HBO. Algunas escenas de cama – pero cuidado, no nos pasemos no vaya a ser que se nos derrame el té – y algo de violencia, pero nada lo suficientemente bien hecho. 
En fin, como podéis ver, todo muy horrible. Me aburrió un montón esta serie, no veía llegar el momento en el que finalizase mi agonía. Para vuestra información (y precaución) la mini-serie está basada en la novela de Kate Mosse, a la que no pienso acercarme, y que encima tiene segunda y tercera parte! He aprendido la lección, leeré reseñas antes de empezar con una serie. Sólo me queda deciros que no perdáis tres horas de vuestra vida mirando esto, yo ya no podré recuperar las mías.

Por cierto, ayer publiqué una reseña con un nuevo formato, agradecería vuestra opinión :)

4 comentarios:

  1. Pues parece que no me he perdido nada de sustancia, ¿verdad?
    Besos,

    ResponderEliminar
  2. ¿Tanto así? No esperaba mucho, pero con lo que cuentas me mantendré alejada, gracias por la reseña.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Esta no la conocía, pero parece que no me pierdo nada.
    Gracias por la advertencia,

    ResponderEliminar
  4. Pense que seria buena >____> puff que desgracia xDDD

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...