10 de mar. de 2013

Homeland (2ª Temporada)


Este verano vi la primera temporada de Homeland, una serie estadounidense de la cadena Showtime, su continuación se estrenó a finales de septiembre y sólo ahora he podido ponerme al día.

La temporada 2 arranca unos meses más tarde del final de la primera temporada, con Carrie Mathison (Claire Danes, Stardust, The Hours) de vuelta a la vida normal, fuera de la CIA y Nicholas Brody (Damian Lewis, The Forsyte Saga, Life) siendo miembro del Congreso de los Estados Unidos. Pero un ataque de Israel a las bases nucleares de Irán hará temer a la agencia de seguridad que haya otro ataque terrorista sobre suelo estadounidense, ideado por Abu Nazir (Navid Nehgaban, 24). Entonces, la ayuda de ambos será indispensable para evitar otra catastrófica masacre.
Homeland vuelve con la fórmula que la hizo tan popular en su primera temporada: mucha acción y excelentes actores.
En lo concerniente a la acción, poco más se puede pedir. Hay una trama oculta para atacar a los Estados Unidos. Así que para ello se espía, se persigue, se destapa, se utilizan las fuerzas de seguridad, todo lo que haya a mano. Por suerte, no siguen la misma línea de las películas americanas del mismo género y hay un escaso número de persecuciones (ninguna en coche, cosa que agradezco infinitamente a los guionistas) y de explosiones. Eso sí, de tiroteos hay bastantes y con todas las variables habidas y por haber. Hay violencia, no algo gore, y mucha, muchísima tensión. Carrie y Saul Berenson (Mandy Patinkin, Mentes Criminales, La princesa prometida) deben descubrir de qué se trata. A éstos se le añade un nuevo miembro impuesto por David Estes (David Harewood, Diamantes de sangre, El mercader de Venecia), Peter Quinn (Rupert Friend, La joven Victoria, Orgullo y Prejuicio), un analista de la CIA. Éste personaje le dará mucho juego a Carrie. Es alguien mucho más frío y, sin ninguna duda, mucho más objetivo en lo que se refiere a Brody. Personalmente, me parece un gran acierto haber introducido un personaje así, es muy directo y tiene unos diálogos geniales. El personaje también es algo misterioso, no se sabe muy bien de dónde ha salido, y espero volver a verle en la tercera temporada. Pero sigamos con la trama. Durante más de la mitad de la temporada, los capítulos están esencialmente centrados en la prevención de este ataque inminente, pero los pobres no parecen avanzar mucho. Esto cansa un poco ya que no hay tramas secundarias (a parte de alguna relacionada con la vida personal de Brody, su carrera como político o sus problemas en casa) que lo compensen. De hecho, me parece muy realista que tarden tanto en encontrar algo, que sigan pistas falsas o que, simplemente, no sepan por dónde avanzar. Pero, por favor, hay que añadir algo para ponerle algo más de intriga. Y de pronto, en la parte final de la segunda temporada, empiezan a surgir nuevas subtramas, realmente interesantes algunas, que se desarrollan muy deprisa, o casi nada. Por ejemplo, al final de la primera temporada los espectadores se quedaban con la duda de quién era el topo en la CIA. Pues bien, no hay mención de ello a lo largo de los nuevos capítulos y sólo al final parece que pueda haber una diminuta alusión, muy implícita a ello. A pesar de esto, Homeland es una serie que entretiene, y mucho. Los últimos capítulos son francamente trepidantes y siempre te dejan con los nervios al borde de un abismo.
En lo referente a las interpretaciones, bien merecidamente se le otorgó el Globo de Oro a Claire Danes y a Damian Lewis por sus interpretaciones en esta serie. Y en la segunda siguen superándose. Hago una mención especial al capítulo Q&A, en el que ambos se lucen, y de qué manera (aún tengo escalofríos al pensarlo). Todo el elenco del reparto es impecable, pero me gustaría recalcar el trabajo de Morgan Saylor como Dana Brody, la hija del protagonista. En esta temporada tiene aún más presencia que en la anterior, y es que la mujer se lo merece. No le dan un papel nada fácil, ser una adolescente que encima está viviendo una situación familiar tan complicada, y ella lo borda. Eso sí, a veces me dan ganas de abofetear a su personaje, pero esto hay que agradecérselo a los guionistas. Hablando de personajes, a veces me pregunto cómo alguien se puede creer que Carrie obtuviera nunca el permiso para ser agente de la CIA. Es tan endemoniadamente emocional, guiándose por impulsos, debido a que tiene una obsesión por dar con Abu Nazir, lo que le hace perder un poco el sentido común. Es algo que me cuesta comprender como, con su poca capacidad de obedecer órdenes, haya podido llegar hasta aquí. Pero también es cierto que, aunque puede llegar a fastidiarla bien, también, como dirían en la serie gets shit done. Luego está su relación con Brody. Aunque ambos sean muy buenos actores, sigo sin acabar de ver los sentimientos que tienen el uno por el otro, han pasado por demasiado, se han hecho demasiado, y... no sé... Oh, bueno, vuelvo a desviarme pero, Brody, qué bien lo hace Damian Lewis. No sé como, pero consigue que nunca pueda fiarme de su personaje, pase lo que pase, haga lo que haga.

En fin, por lo que vi en mi reseña de la primera temporada, muchos de por aquí no son muy fans de las series de intriga, de thriller, pero no puedo dejar de recomendar esta serie. A mí me ha gustado mucho, es corta (tan sólo doce capítulos por temporada), tiene un buen guión y buenos actores.

1 comentario:

  1. Me encanta Homeland, vi las dos temporadas hace poco y no me duraron ni dos semanas...

    Yo conozco a Claire Danes de Es Mi Vida, la veía en canal plus cuando la ponian alla en los años 90, luego salio en Mujercitas y en Romeo y Julieta con DiCaprio.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...