18 dic. 2011

Un método peligroso

Ayer vi Un método peligroso de David Cronenberg. El tráiler me llamó la atención y decidí probar.

Sinopsis: La película empieza con la llegada de Sabina Spieleren (Keira Knightley), una joven de origen ruso que padece histeria, al psiquiátrico en el que Carl Jung (Michael Fassbender) es médico. Jung es un psiquiatra muy prometedor que pronto establece contacto con Freud (Viggo Mortensen). Durante la película la relación entre estos tres personajes va evolucionando.

Opinión:
La historia, en sí, tiene potencial. Dos de los personajes son conocidos, y se hace interesante descubrir algo más sobre ellos: cuáles eran sus teorías y en qué se oponían, todo con cierta superficialidad  propia de una película. Además le añaden el ingrediente de la trama amorosa entre Jung y Sabina. 
Entremos ahora en el terreno de las interpretaciones. En mi opinión ninguna destaca particularmente. Viggo Mortensen no está mal como Freud, aunque me parece un tanto ridículo que en todas las escenas esté fumando un puro. El personaje de Jung es básicamente soso y con poca profundidad. Cuando habla con otros psicoanalistas sobre sus teorías o sueños se limita a asentir con "sí", "quizás", "tienes razón" o "puede ser". Esto se tiene que achacar al guión y no a Fassbender, que en general a demostrado ser un buen actor. El tema de Keira Knightely ya es un poco más espinoso. No sabría decir si su interpretación de una mujer enferma de histeria es adecuada o no, al no tener ni la menor idea de cómo es eso. Sin duda no se puede negar que la chica puso mucho esfuerzo, sobretodo en los gestos de ella – muy intensos al principio y poco a poco van decreciendo. Eso sí, parece que se olvide por momentos de ellos, o de que es rusa – su acento fingido ruso va y viene a voluntad.
Los personajes secundarios tampoco son dignos de destacar. La mujer de Jung no tiene sentido, o al menos no está lo suficiente profundizada. Pretende dar un retrato de la mujer más tradicional de la época, pero en mi opinión su personaje carece de coherencia. El personaje interpretado por Vincent Cassel no es más que un mero instrumento para llevar a Jung a los brazos de Sabina. 
De hecho, la historia de amor de la película carece de interés, mientras que las discusiones entre Jung y Freud, y Freud y Spieleren, son ya más interesantes.
Para concluir, es una película larga, entretenida pero sin pasarse, con un guión flojo y unas actuaciones demasiado condicionadas por este. Realmente seguro que encontráis algo mejor que ver en el cine, como Carnage.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...