9 oct. 2013

Final del capítulo de John Galsworthy


He querido leer este libro antes de empezar el curso porque, una vez esto pase, no creo que tenga tiempo para escribir reseñas, y francamente creo que el último volumen de The Forsyte Chronicles se lo merece. Todo empezó con la lectura de El hombre de propiedad, el primer libro del primer volumen de estas 'crónicas', The Forsyte Saga, a finales del año pasado. Aunque, curiosamente, el primer libro no me marcó, a partir de In Chancery ésta saga se ha convertido en una de mis favoritas. El primer volumen se ocupa de finales del siglo XIX hasta final de la Primera Guerra Mundial con Soames e Jolyon Forsyte como protagonistas. El segundo volumen, Una comedia moderna, habla de los hijos de estos dos, a lo largo de los años 20. Finalmente, End of the Chapter, trata de la primera parte de la década de los treinta, no entrando en la Segunda Guerra Mundial. Sólo me falta añadir que por ésta saga John Galsworthy ganó el premio Nobel.

Los primeros dos todos de The Forsyte Chronicles tratan de, como su nombre indica, la familia Forsyte.
Pues bien, supongo que el autor pensó que ya había martirizado suficiente a esta familia, puesto que en End of the Chapter se habla de la familia Cherrell – se trata de la familia de la madre de Michael Mont, el marido de Fleur Forsyte (esto lo pongo para demostrar que existe relación, sé que es un lío incomprensible para quién no haya leído los libros). Al contrario de los Foryste, los Cherrell son una familia antigua, de 'linaje', pero que no ha sabido prosperar ni aprovecharse de la bonanza económica de la época Victoriana y Eduardiana. Están arraigados a la poca propiedad que les queda, Condaford, y harán todo lo posible para preservar su honor e integridad, especialmente con los movidos años 30 que tienen por delante. 
De hecho, estos tres libros me han sorprendido por la casi ausencia de la crisis económica de los años treinta, que no es más que un telón de fondo para el desarrollo de la trama principal. 
La protagonista indiscultible de esta trilogía es la hija mayor de los Cherrell, Dinny. Es una mujer lista, independiente, perspicaz y con sentido del humor que no piensa en casarse y prefiere dedicarse a arreglar los asuntos de sus familiares y amigos– personalmente me recuerda al personaje homónimo de Emma de Jane Austen, sólo que mucho más pobre. 
En el primer libro su hermano, Hubert, vuelve de una expedición de Bolivia que acabó en desastre. El científico a cargo de la expedición le dejó varios meses a cargo del campamento, los trabajadores se amotinaron y él acabó matando a uno de ellos. Cuando dicho científico publica su versión de los eventos en un conocido periódico inglés, la familia Cherrell no tarda en temer las consecuencias, Hubert se podría enfrentar a una extradición y juicio en Bolivia. 
En esta novela el autor resalta el poder de las conexiones, de la red de contactos que tiene la gente de buena familia por muy humilde que sea en ingresos. Sin entrar demasiado en la culpabilidad o inocencia de Hubert – no creo que fuera ni una cosa ni la otra –, el autor muestra cómo, al fin y al cabo, la justicia no es igual para todos. Me gustó mucho como lo hacía porque aunque aparentemente todos los personajes y la narración parecían compartir la sensación de escándalo ante la posibilidad de que un inglés pudiera ser juzgado en un país lejano, queda claro cuán equivocados y egocéntricos son, cuán aceptado tienen que Inglaterra es un país especial y, ante todo, un poderoso Imperio. 
En la segunda novela el foco se sitúa sobre Dinny que, aunque tuvo un par de pretendientes en el primer libro, vive lo que es el amor a primera vista cuando se encuentra con Wilfrid Desert – el que en The White Monkey estuvo enamorado de Fleur Forsyte –, un poeta que acaba de regresar de Asia tras varios años ausente. Lo suyo es, y el mismo Galsworthy lo menciona, un "marriage of true minds". Conociendo a este autor, hacía mucho que no le veía presentar una pareja que se complementaba y comprendía tan bien. Realmente son el uno para el otro, que no implica que sean iguales si no que hay una indefinible e intangible conexión entre ellos. Pero, siempre tiene que haber uno, Wilfrid lleva consigo el secreto de algo terrible que hizo en el desierto árabe. El autor tarda poco en descubrirlo y, si he de ser sincera, tuve que releer varias veces esa parte porque no comprendía como eso podía ser un problema. Y justamente de eso se encarga el escritor, de hacernos ver lo ridícula que es la moral (y los prejuicios) de ciertas partes de la sociedad inglesa, que sigue petrificada en la época Victoriana. Aunque desde la perspectiva del siglo XXI el cometido de Wilfrid parece algo totalmente comprensible, el hecho de que se haga público supondrá un obstáculo quizás infranqueable para la joven pareja. No sólo es la presión de la familia Cherrell, su preocupación sobre su honor, sobre cómo se les podría asociar con un individuo como Desert; si no por cómo estos estigmas siguen estando dentro del subconsciente de los jóvenes, por muy modernos que sean, fruto de una fuertísima tradición. Y aquí yace el problema. Aunque los tiempos sean modernos, los humanos tardan en adaptarse a ellos y sufren por la contradicción que viven entre lo que quieren y lo que reglas aparentemente en desuso les dictan. De los tres libros este fue el que me gustó más, la historia de Dinny y Wilfrid me pareció preciosa y quizás la historia de amor mejor conseguida de las Forsyte Chronicles
En el tercer libro también se trata del matrimonio, pero esta vez ex-post. La hermana menor de Dinny, Clare, vuelve de Sri-Lanka habiendo abandonado a su marido, un prestigioso diplomático inglés, Lord Gerald Corven. Nadie en la familia Cherrell puede comprender qué ha podido pasar puesto que Corven es todo lo que se puede pedir en un marido: guapo, responsable, con dinero y con excelentes
perspectivas de futuro. Nunca sabemos exactamente qué fue lo que les hizo romper pero aparentemente Gerald Corven es un hombre posesivo y con ciertas prácticas de cama no compatibles con la dignidad de su mujer. [Sí, sé lo que estás pensando, pero no voy a nombrar ése libro] Porque, sorpresa, de ese tipo de hombres han existido siempre, el problema es que antes tenían la ley de su lado. Por esta razón, cuando Clare empieza a tontear con un pobre muchacho que está loco por ella, le llega una demanda de divorcio. 
De hecho, este tema ya lo trató Galsworthy en In Chancery ('En los juzgados') pero ésta vez el enfoque es más directo, más brutal, y se ve con más claridad cuán difícil es para una mujer poder divorciarse de su marido. Además de eso también está el hecho de que la sociedad – la 'buena' sociedad – culpa a la mujer si su marido decide divorciarse de ella. Ésta, de las tres, fue la historia que menos me entusiasmó. No me pareció repetitiva en absoluto, pero no le encontré esa chispa que tienen todas las novelas de Galsworthy
En general, hay personajes brillantes en esta trilogía. Por supuesto, Dinny es todo un modelo de la mujer de entre épocas, con un pie en el pasado, que lo haría todo para salvaguardar el honor y la integridad de su casa, y otro en el presente, sabiendo interpretar mejor que otros los cambios que se están produciendo. 
Y me gustaría recordar a un personaje secundario, una de las tías de Dinny, que me ha hecho pasar los mejores ratos de ésta lectura. Es una mujer de alta cuna pero con un grandísimo sentido del humor y capacidad para reirse de la situación, de su clase y de sí misma. Sus comentarios, que algunos personajes desdeñan como los de una mujer con pocas luces, son quizás de los más incisos y punzantes de todos. 

En conclusión, Final del capítulo no tiene mucho que ver con las dos trilogías anteriores de Las Crónicas Forsyte – ni tiene un personaje como el grandísimo Soames Forsyte – pero Galsworthy sigue siendo un excelente escritor con la capacidad de exponer la realidad de la alta sociedad inglesa – no se mezcla mucho con gentes por debajo de la burguesía, es cierto  – y un precioso estilo. Sólo puedo volver a lamentarme ante el hecho de que ninguna de las obras de Galsworthy de ésta saga (o ninguna otra de sus obras) esté traducida al castellano.


The Forsyte Chronicles:
   – The Forsyte Saga
       The Man of Property
       * In Chancery
       To Let
   – A Modern Comedy
       * The White Monkey
       * The Silver Spoon
       * Swan Song
   – End of the Chapter
       * Maid in Waiting
       * Flowering Wilderness
       One More River    

4 comentarios:

  1. Hace ya bastantes años, en la colección El novelón de la Ser, salió publicada en español La saga de los Forsyte, pero desde no se ha vuelto a editar. A mí me regalaron los dos tomos que la conformaban y los tengo como un tesoro, pero me encantaría leer la continuación y saber más de la vida de los personajes. Es increíble que ninguna editorial se anime a traernos una obra tan magnífica.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Tenéis razón. Llevo siglos con este autor en mi lista de pendientes pero toda su obra está descatalogada en castellano hace añooooos!!!!!!!. Y luego ves reimpresiones constantes de cosas infumables. Yo lo he buscado incluso en librerias de segunda mano y de viejo y nada. Como si no existiera. Espero que algún editor avispado se de cuenta y lo recupere.

    ResponderEliminar
  3. Teresa todavía no he podido terminarlo y por eso he leído tu reseña de puntillas. En cuanto de cuenta de él vuelvo para comentarlo tranquilamente. Estoy totalmente de acuerdo con los comentarios anteriores. Por favor señores editores volved a publicar esta maravilla de libros!!
    No se yo si vamos a tener mucho éxito...pero es una verdadera pena!

    ResponderEliminar
  4. YO TAMBIEN ESTUY DESANDO LEER TDA SU OBRA EN CASTELLANO

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...