5 sept. 2013

Reseñas Express #9


Cuando estuve en Nueva York me alojé en casa de un amigo mío que también es un voraz lector y, en particular, es un gran fan de la obra de Arthur Conan Doyle y de su personaje, Sherlock El Mandala de Sherlock Holmes de Jamyang Norbu. Mi amigo me aseguró que The Last Sherlock Holmes Story de Michael Dibdin sin duda estaba a la altura de las historias originales. En este caso, el autor aprovecha la coincidencia de que Sherlock Holmes y Jack el Destripador fueran coetáneos, y parece extraño que una mente como la del célebre detective no quisiera investigar esos casos.

Holmes. En su momento yo ya me leí casi todas sus aventuras, así que él me recomendó un 'pastiche' – es decir, fanfiction publicada. Dada mi pasada experiencia, intento evitar este tipo de literatura, tuve la desgracia de leer
Debo admitir que en cuanto a estilo Michael Dibdin sabe replicar a la perfección el estilo de Conan Doyle. La trama es entretenida y sin muchas complicaciones. Los personajes guardan su esencia, la dinámica entre Watson y Holmes me pareció la misma – y Sherlock sigue teniendo su particular sentido del humor –, y Lestrade tampoco ha cambiado mucho. Además, es completamente fiel al canon – es decir, que respeta todo lo que sale en las novelas de Conan Doyle – salvo por un pequeño, e inesperado, giro al final de la novela que desde que fue publicado ha sido fuente de polémica entre los fans. A mí, particularmente, no me ha gustado mucho, aunque me ha parecido interesante. En resumen, creo que es una novela muy decente y sin duda cumple con las expectativas de los lectores que disfruten con las investigaciones de Holmes y Watson.


Durante mi viaje de vuelta a Nueva York decidí leer Middlesex de Jeffrey Eugenides, porque su tamaño se ajustaba bien a la duración de mi vuelo. También está el hecho de que Eugenides ganó el premio Pulitzer por esta novela y que, desde que publicó La trama matrimonial, no paro de ver libros suyos en las librerías. El narrador, Cal, nació a finales de los años cincuenta en la ciudad de Detroit como Calliope Stephenides, como una mujer. Lo que él, ni nadie en aquél momento, pud
o ver, es que en realidad llevaba consigo una mutación de los genes: es hermafrodita, aunque en su niñez parece una niña.
El narrador de la historia es Cal, cuando ya tiene unos cuarenta años. Divide la trama en dos. Primero, su vida ahora, qué es lo que hace y cómo intenta llevar una vida de hombre. Segundo, la historia de su familia, empezando por sus abuelos, que nacieron en Turquía y emigraron a los Estados Unidos en 1922. A partir de ellos conocemos cómo fue su vida en un pequeño pueblo a la merced de los invasores, y cómo viajan hasta los Estados Unidos llenos de esperanzas. Luego viene la siguiente generación, atrapados entre lo que viven en casa y la cultura americana de su entorno. Entre las tres generaciones pasan por la crisis del '29, la Segunda Guerra Mundial, los años dorados de crecimiento y consumo de masas, la Guerra Fría, la 'liberación sexual', el movimiento de derechos civiles, y la crisis de los setenta. Me ha gustado mucho como el autor ha logrado combinar los hechos históricos con la vida de la familia, y como éstos primeros se infiltran en la forma de ser de los Stephenides. 
El estilo de Eugenides es mordaz y divertido, la historia y sus personajes son interesantes, complejos, sin duda tengo muchas ganas de leer más de éste autor. 

1 comentario:

  1. Si te ha gustado 'Middlesex', te recomiendo 'Las vírgenes suicidas'. la leí hace poco y me gustó bastante.
    http://porunpunadodelibros.wordpress.com/2013/07/19/las-virgenes-suicidas-de-jeffrey-eugenides/

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...