2 ago. 2012

Nuevo en la estantería #9

Éstas son mis dos nuevas adquisiciones del verano! Espero que sean las últimas por el bien de mi estantería. En realidad, no son "adquisiciones" de verdad, tienen una historia....

La violeta del Prater de Christopher Isherwood
Es curioso pero, cerca de dónde vivo hay una panadería llamada "La Librería" a la que suelo ir y, a pesar de su nombre, nunca me había parado a pensar que esos libros que reposaban en las estanterías se podían coger. ¡Y así es! En esta tienda puedes dar los libros que ya no quieres y coger el (o los) que más gracia te haga. Tienen, sobretodo, libros en catalán y castellano, pero también en inglés, francés, ¡e incluso ruso! 
Tras una larga deliberación me hice con éste libro de Isherwood, de quién ya había leído Las novelas de Berlín a principios de año y me había gustado mucho.
La violeta del Prater es una novela satírica sobre la industria del cine. Se centra al rededor de la producción de un melodrama, La violeta del Prater, ambientado en la Viena del siglo XIX, ofreciendo un contrapunto irónico a los trágicos eventos cuando Hitler anexa la Viena actual en los años 30. La novela contiene el vívido retrato del impetuoso, apasionado e ingenioso Friedrich Bergmann – un director de cine austríaco – y su discípulo, el joven genio guionista – Christopher Isherwood convertido en ficción.

A moveable feast de Ernest Hemingway
Éste libro tuve la gran suerte de ganarlo en el sorteo del blog The Blue Bookcase (muy recomendable para quiénes tengáis un buen dominio del inglés), en el que daban la posibilidad de ganar cualquier libro que hubieran reseñado. Escogí A moveable feast (aquí traducido como París era una fiesta) en gran parte por mi amor a la película Midnight in Paris de Woody Allen
Los recuerdos de la vida de Hemingway como un escritor desconocido viviendo en el París de los años 20 son profundamente íntimos, afectuosos y llenos de ingenio. Mirando atrás, no sólo a una versión mucho más joven de él mismo, si no también a los otros autores con quién compartió París – "estrellas" literarias como James Joyce, Wyndham Lewis, Scott y Zelda Fitzgerald, Ezra Pound y Gertrude Stein – él recuerda los tiempos cuando, siendo pobre, feliz y escribiendo en cafés, descubrió su vocación.



Espero vaciar algún día mi estantería, ¡y que estéis pasando unas felices vaciones!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...