12 abr. 2013

A Young Doctor's Notebook


Hace casi tres años que leí Diario de un joven médico de Mikhail Bulgakov (el escritor célebre por El Maestro y Margarita), que me gustó muchísimo. Me enteré de que la cadena británica Sky hacía una adaptación de la novela corta y en cuanto he podido la he visto.


Los actores protagonistas son John Hamm (el inolvidable Don Draper de Mad Men) y Daniel Radcliffe (sí, Harry Potter), que interpretan al mismo personaje, el doctor, en épocas distintas de su vida. El hecho de que estuvieran estos dos actores, y además compartiendo papel, fue otro elementó que me incitó a ver la mini-serie. Ambos son actores muy encasillados en sus roles y tenía ganas de ver cómo salían de ellos. Esto es especialmente cierto de Daniel Radcliffe. Es cierto que ha hecho otros trabajos durante y después de la saga de Harry Potter, pero esta era la primera vez para mí que le veía sin una cicatriz en la frente. (Nota a parte, sólo ha sido tras verle al lado de su partenaire que me he dado realmente cuenta de lo bajito que es)
La serie se divide en cuatro capítulos de veinte minutos cada uno, y normalmente trata del día a día del joven médico. Su versión más adulta recuerda su juventud cuando, justo al graduarse el primero de su promoción, fue enviado a un hospital de campo, en el medio de la nada. Allí se enfrenta a todas las situaciones sobre las cuáles no había leído nada en los libros. Desde imprevistos, a el trato con los pacientes, pasando por el material no siempre de mejor calidad del que dispone el pequeño hospital. Pero no está solo en el hospital. Le asisten dos enfermeras – con una de ellas establece un tipo de relación... digamos que simplemente física, y tampoco parece muy bien dotado para ello – y otro hombre, supongo que un enfermero, aunque la mayor parte del tiempo suele incordiarle. La verdad es que me resultó interesante, al igual que en el libro, ver como un joven médico se enfrenta a la realidad, después de haberse leído todos los libros de la Biblioteca Imperial de Moscú. Y también nos da una idea de cómo debía ser la vida en la Rusia de principios del siglo XX (él es destinado al campo en 1917, y su versión adulta recuerda los sucesos con catorce años en perspectiva, en 1934). Pero lo que quizás es más impresionante es el tema de la adicción a la morfina, algo muy común entre médicos. No quiero dar muchos detalles sobre esto, sólo decir que fue unas cosas que más me gustaron de la mini-serie. Y también es la ocasión perfecta para que los actores se luzcan. Me sorprendí al ver las habilidades de interpretación de RadcliffeJohn Hamm también es un buen actor, por supuesto –, en especial en lo que se refiere a la adicción a la morfina. Y el tándem de estos dos actores me parece que ha funcionado muy bien, quizás es una simple impresión mía, pero me pareció que tenían muy buena dinámica. Me han encantado sus diálogos, entre un joven desesperado por no matar a nadie – o matar a alguien y que le echen de la profesión, lo que acabe antes su sufrimiento – y alguien más experimentado, pero doblemente cínico.
Ahora tengo que decir que la serie tiene sus puntos débiles. En primer lugar, el guión tiene altísimas dosis de humor negro (o, ya directamente, azabache), que quizás no sea del agrado de todos. A mí, particularmente, han habido un par de cosas que no me han agradado. Por ejemplo, hay una escena donde el médico debe arrancar una muela y acaba por sacar parte de la mandíbula. Sé que al ver una serie que trata de médicos me expongo a ese tipo de imágnes, pero, ver como amputan una pierna con una sierra mal afilada es algo que tampoco juzgo muy necesario. Luego también está la completa frialdad y falta de empatía que va desarrollando el joven médico, pero esto se debe achacar por completo a su adicción.
En fin, A Young Doctor's Notebook me pareció una buena serie, un poco drástica a la hora de contar la historia del médico, y aunque tenga algunas partes divertidas – y a veces algo increíbles –, poco a poco va construyendo un desenlace trágico para su personaje. Cuenta con buenas interpretaciones, y no siempre se tiene ocasión de ver a John Hamm y a Daniel Radcliffe juntos! (en una bañera!) Tiene sus puntos débiles, pero en total la serie dura ochenta minutos, y creo que este tiempo se emplea bien viéndola.


2 comentarios:

  1. En una entrevista Radcliffe decía que estaba leyendo El Maestro y Margarita y le estaba encantando, desde entonces lo tengo por leer, pero nunca me pongo, de hecho, de eso hace años...

    ResponderEliminar
  2. A mí me gustó mucho, el primer capítulo es una risa, luego se va dramatizando un poco, pero en general es una buena miniserie, ahora me tengo que leer el libro xD

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...