9 mar. 2010

An Education



Al fin, desde que fui a ver Malditos Bastardos en Septiembre, fui al cine.
Aunque no había visto el tráiler ni sabía muy bien de que trataba, la película An Education de Lone Scherfig me transmitía buenas vibraciones. Y tenía razón, aunque sólo estemos a principios de año, creo que An Education será una de mis favoritas del año 2010.

Sinopsis: A principios de los años '60 en Inglaterra, Jenny es una joven de 16 años que cursa su último año de bachillerato. Todo en su vida está enfocado por sus padres para conseguir entrar en una Universidad de Oxford para estudiar Literatura Inglesa : saca las mejores notas (salvo en latín), participa en diversas actividades de la escuela, toca el cello y forma parte de una orquestra. Pero además, Jenny siente total fascinación por el arte y la Literatura, pero en especial por la vida bohemia francesa.
Un día, su vida cambiará para siempre al conocer a David, un apuesto treintañero que le abrirá las puertas al mundo al que ella siempre ha soñado pertenecer: ir a conciertos y óperas, comer en restaurantes exquisitos, ir a subastas, e incluso ir a París.
Por eso, pronto tendrá que preguntarse qué tipo de educación quiere recibir. ¿Quiere seguir estudiando y coaccionada por su padres? ¿O ser libre junto a David y vivir una vida de ensueño?

Opinión: Ya lo anunciaba al principio, y me voy a repetir, me gustó mucho esta película.
Ante todo hay que subrallar el excelente trabajo de la actriz principal, Carey Mulligan (que fue nominada al Oscar por este papel) y al de los actores secundarios como Emma Thompson o Alfred Molina, que ambos bordan sus papeles de directora conservadora y padre. También hay que remarcar el trabajo de Rosamund Pike (a la que no había vuelto a ver desde Orgullo&Prejuicio) como niña rica sin una neurona (un personaje poco profundo y algo típico, pero no por ello la actriz merece menos reconocimiento).
También, aunque sea más "superficial", me gustaron mucho la fotografía (cuando ella está bajo la lluvia o el viaje a París en que se ve a la capital francesa en su más pura esencia) y el vestuario. Este está muy bien adaptado a la época de los 60, pero es que además la mayoría de vestidos son preciosos.


Otra cosa fantástica, la música. La mayoría son canciones famosas de la época, como algunas de Juliette Gréco o On The Rebound y otras son originales para la película como Smoke without fire de Duffy, You Got me Wrapped around your little finger de Beth Rowley.
Ahora centrémonos en lo que es la trama. El contexto histórico-social está muy bien conseguido, ya que se ve muy bien reflejada la mentalidad de la época que a veces llega a sorprendernos (sobretodo en las convesaciones padre-hija) pero sigue siendo más que creíble.
La historia está mayoritariamente vista desde el punto de vista de la protagonista, Jenny, y por eso como espectador te sientes emocionalmente ligada a ella y a lo que le ocurre. Sin embargo, esto no nos impide ser objetivos y valorar nosotros mismos la relación que mantiene con David. Esto nos lleva a otro punto, la relación que es de hecho la trama principal de la película. De hecho, está basada en la biografía de una conocida periodista británica, Lynn Barber, de mismo título. La verdad es que esta película aporta un punto de vista diferente (aunque no nuevo) del que se ha estado viendo últimamente tanto el literatura como en cine. Muestra que no existen los cuentos de hadas, que no hay príncipes que te salven. Y va más allá, pone en valor el trabajo propio, la búsqueda de la independencia. Porque, como bien dice la protagonista: "There is no shortcut for me". Y por esto, la película nos deja con un sabor quizás algo agridulce, pero sin duda refrescante porque nos recuerda que no hay nada como conseguir lo que quieres gracias a tu esfuerzo.

En conclusión, recomiendo esta película con creces a todo tipo de público, si ciertamente no es que rebose de acción, uno no se aburre gracias a sus agudeces y guión con ciertas tonalidades cómicas aunque sea básicamente dramático. Además, nos proporciona una moral, reflexión final, que nos es aplicable a todos. Finalmente, celebro que haya salido una película así - que impulsa a las jóvenes a trabajar duro y a no vivir de sueños para luego dejarse engañar - cuando uno de los best seller para adolescentes sea Perdona si te llamo amor, de Feredico Moccia que da una versión totalmente edulcorada, fantasiosa e irreal de el mismo tipo de historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...