5 jul. 2012

Veinte poemas de amor y una canción desesperada, de Pablo Neruda


Siempre me ha interesado la poesía, y me parecía grave no haber leído una de las obras que es considerada cumbre de la lengua española.
Yo no sé cómo evaluar poesía, cómo escribir una reseña de una selección de poemas. En mi opinión, con la poesía se trata de sentir a través de las palabras, que evocan un mundo distinto, de imágenes, colores y sonidos. Por eso, ¡os adjunto dos de mis poemas favoritos!


Poema 4

Es la mañana llena de tempestad
en el corazón del verano.

Como pañuelos blancos de adiós viajan las nubes,
el viento las sacude con sus viajeras manos.

Innumerable corazón del viento
latiendo sobre nuestro silencio enamorado.

Zumbando entre los árboles, orquestal y divino,
como una lengua llena de guerras y de cantos.

Viento que lleva en rápido robo la hojarasca
y desvía las flechas latientes de los pájaros.

Viento que la derriba en ola sin espuma
y sustancia sin peso, y fuegos inclinado.

Se rompe y se sumerge su volumen de besos
combatido en la puerta del viento del verano.



Poema 12

Para mi corazón basta tu pecho,
para tu libertad bastan mis alas.
Desde mi boca llegará hasta el cielo
lo que estaba dormido sobre tu alma.

Es en ti la ilusión de cada día.
Llegas como el rocío a las corolas.
Socavas el horizonte con tu ausencia.
Eternamente en fuga como la ola.

He dicho que cantabas en el viento
como los pinos y como los mástiles.
Como ellos eres alta y taciturna.
Y entristeces de pronto como un viaje.

Acogedora como un viejo camino.
Te pueblan ecos y voces nostálgicas.
Yo desperté y a veces emigran y huyen
pájaros que dormían en tu alma.

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...