19 mar. 2010

La confesión de un hijo del siglo


Yo, como ferviente admiradora del Romanticismo (movimiento artístico de la primera mitad del siglo XIX en Europa) y siendo Musset uno de los escritores franceses románticos por excelencia, era imposible que no quisiera leer La Confesión de un hijo del siglo. Hay pocas cosas que decir sobre esta novela, así que mucho me temo que este será un artículo corto.

Esta novela trata de las vicisitudes que le ocurren a Octave (u Octavio), un joven francés acomodado desde sus excesos cuando sabe de la infelidad de su amante, hasta su tórrida y atormentada historia de amor con Brigitte. De hecho, la historia está inspirada en el romance que vivieron el propio Musset y la escritora Georges Sand.

En primer lugar, hay que decir que el libro está terriblemente bien escrito. Es un deleite para cualquier lector, leer las metáforas, las comparaciones, las hipérboles, la sonoridad, el vocabulario preciosista, con el que juega Musset. Creo que es algo normal siendo él un gran poeta, pero sin duda es difícil encontrar una prosa tan lírica.
Esto sería (de momento), en cuanto a forma. El fondo ya es algo más complicado. Sin duda la primera y segunda parte del libro (tiene cinco en total) son tremendamente interesantes desde un punto de vista histórico. El narrador (se supone que es el protagonista cuando ya es mayor) nos cuenta el estado de ánimo de la juventud durante la Restauración en Francia. Realmente analiza muy bien las causas y los motivos del "desencanto" de los jóvenes franceses y cómo llegó a ellos el pensamiento propio a los románticos.
Sin embargo, a partir de la tercera parte, entramos más en una trama "tradicional" (chico conoce a chica...). No se puede decir que sea propiamente aburrida, si no más bien confusa. Uno no entiende muy bien el porqué de las peleas y separaciones de los dos amantes: de pronto todo son llantos y reproches algo incomprensibles (al menos desde mi punto de vista). Le es difícil a uno entender por qué se complican tanto la existencia, como si fueran masoquistas y les gustase poner trabas a su relación para así sufrir más. En fin, poco comprensible y de escaso interés. Es decir, que para amores imposibles mejor Cumbres Borrascosas, donde el lector entiende las perversas y enrevesadas razones por las cuales Catherine y Heathcliff no pueden estar juntos.
Quizás otra de las razones por las cuales es difícil entender la trama, es (y volvemos al tema del fondo) el estilo del autor. Cierto, nos puede maravillar, no obstante llega a dificultarnos mucho la comprensión del texto ya que tantas figuras, adjetivos y subordinadas dan como resultado frases larguísimas y un tanto barrocas. Lo que puede resultar un tanto pesado.

En conclusión, yo recomiendo las dos primeras partes del libro y si podéis leerlas en francés mejor que mejor (además la obra entera está en wikipedia). El resto del libro es algo tedioso y poco comprensible. Es decir, con poca intensidad dramática. De hecho, Georges Sand escribió también un libro a propósito de su relación con Musset, Elle et Lui (Ella y Él) que es infinitamente mejor, aunque no uno de mis favoritos. Finalmente, los Románticos franceses no son mis favoritos ya que normalmente son mucho más soft que los ingleses y se van mucho por las ramas con sus monólogos y loanzas a la religión y la moral.



14 mar. 2010

Algo


Bueno... esto es algo que escribí en pleno apogeo de mi melancolía. Aún no sé muy bien por qué lo posteo, pero supongo que algún día lo sabré. ¿Será por catársis?


Esta es la última vez que pensaré en ti, lo prometo. Ya basta de sueños inalcanzables, de locuras irrealizables. Me has obligado a ir hasta mi límite, hasta mi límite de la realidad. Por eso, no insistas, te lo ruego, no habrá respuesta. Pienso obsequiarte con la misma fría y silenciosa oscuridad en la que tú, ser egoísta, me habías confinado: ni mis mudas palabras, ni mis imágenes invisibles, ni mis lágrimas secretas, nada podía traspasar el estrecho círculo que me ataba a ti. Yo, como una pasante más, pero sólo única por ti, para tu inexistente persona. Podrías haber sido cualquiera, sólo necesitaba a alguien que hubiese querido acercarse a mí, que hubiese visto más allá del brillo de mis ojos. Pero tú eres aquél chico, con el que me topé por la calle, o el amigo que nunca tuve, tú podías ser quien yo desease. Tú estabas en el aire que me enturbiaba, tú eras fuego y la fugaz estrella que rasgaba mi cielo en dos. Ahora, por más que el dolor y la angustia tiñan de negro mi mente, he de dejarte atrás ya que he de enfrentarme a mí y a mi vida y tú, mi idílico gemelo, tienes que desaparecer junto la falsa promesa del amor verdadero.

Adiós, mí único e imposible amor, mi amor platónico y personal, siempre te anhelaré pero ya nunca más te buscaré en la penumbra de mi alma.

**

Escuchando:
-Evil and Heathen de Franz Ferdinand
-Spiral Static de Muse
-Your Heart Is As Black As Night de Melody Gardot
-MK Ultra de Muse

9 mar. 2010

An Education



Al fin, desde que fui a ver Malditos Bastardos en Septiembre, fui al cine.
Aunque no había visto el tráiler ni sabía muy bien de que trataba, la película An Education de Lone Scherfig me transmitía buenas vibraciones. Y tenía razón, aunque sólo estemos a principios de año, creo que An Education será una de mis favoritas del año 2010.

Sinopsis: A principios de los años '60 en Inglaterra, Jenny es una joven de 16 años que cursa su último año de bachillerato. Todo en su vida está enfocado por sus padres para conseguir entrar en una Universidad de Oxford para estudiar Literatura Inglesa : saca las mejores notas (salvo en latín), participa en diversas actividades de la escuela, toca el cello y forma parte de una orquestra. Pero además, Jenny siente total fascinación por el arte y la Literatura, pero en especial por la vida bohemia francesa.
Un día, su vida cambiará para siempre al conocer a David, un apuesto treintañero que le abrirá las puertas al mundo al que ella siempre ha soñado pertenecer: ir a conciertos y óperas, comer en restaurantes exquisitos, ir a subastas, e incluso ir a París.
Por eso, pronto tendrá que preguntarse qué tipo de educación quiere recibir. ¿Quiere seguir estudiando y coaccionada por su padres? ¿O ser libre junto a David y vivir una vida de ensueño?

Opinión: Ya lo anunciaba al principio, y me voy a repetir, me gustó mucho esta película.
Ante todo hay que subrallar el excelente trabajo de la actriz principal, Carey Mulligan (que fue nominada al Oscar por este papel) y al de los actores secundarios como Emma Thompson o Alfred Molina, que ambos bordan sus papeles de directora conservadora y padre. También hay que remarcar el trabajo de Rosamund Pike (a la que no había vuelto a ver desde Orgullo&Prejuicio) como niña rica sin una neurona (un personaje poco profundo y algo típico, pero no por ello la actriz merece menos reconocimiento).
También, aunque sea más "superficial", me gustaron mucho la fotografía (cuando ella está bajo la lluvia o el viaje a París en que se ve a la capital francesa en su más pura esencia) y el vestuario. Este está muy bien adaptado a la época de los 60, pero es que además la mayoría de vestidos son preciosos.


Otra cosa fantástica, la música. La mayoría son canciones famosas de la época, como algunas de Juliette Gréco o On The Rebound y otras son originales para la película como Smoke without fire de Duffy, You Got me Wrapped around your little finger de Beth Rowley.
Ahora centrémonos en lo que es la trama. El contexto histórico-social está muy bien conseguido, ya que se ve muy bien reflejada la mentalidad de la época que a veces llega a sorprendernos (sobretodo en las convesaciones padre-hija) pero sigue siendo más que creíble.
La historia está mayoritariamente vista desde el punto de vista de la protagonista, Jenny, y por eso como espectador te sientes emocionalmente ligada a ella y a lo que le ocurre. Sin embargo, esto no nos impide ser objetivos y valorar nosotros mismos la relación que mantiene con David. Esto nos lleva a otro punto, la relación que es de hecho la trama principal de la película. De hecho, está basada en la biografía de una conocida periodista británica, Lynn Barber, de mismo título. La verdad es que esta película aporta un punto de vista diferente (aunque no nuevo) del que se ha estado viendo últimamente tanto el literatura como en cine. Muestra que no existen los cuentos de hadas, que no hay príncipes que te salven. Y va más allá, pone en valor el trabajo propio, la búsqueda de la independencia. Porque, como bien dice la protagonista: "There is no shortcut for me". Y por esto, la película nos deja con un sabor quizás algo agridulce, pero sin duda refrescante porque nos recuerda que no hay nada como conseguir lo que quieres gracias a tu esfuerzo.

En conclusión, recomiendo esta película con creces a todo tipo de público, si ciertamente no es que rebose de acción, uno no se aburre gracias a sus agudeces y guión con ciertas tonalidades cómicas aunque sea básicamente dramático. Además, nos proporciona una moral, reflexión final, que nos es aplicable a todos. Finalmente, celebro que haya salido una película así - que impulsa a las jóvenes a trabajar duro y a no vivir de sueños para luego dejarse engañar - cuando uno de los best seller para adolescentes sea Perdona si te llamo amor, de Feredico Moccia que da una versión totalmente edulcorada, fantasiosa e irreal de el mismo tipo de historia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...