24 mar. 2014

La Peste de Albert Camus



Hace casi siete años que leí El Extranjero de Albert Camus y, sin embargo, hay escenas que tengo grabadas en la memoria, y no tengo duda alguna de que volveré a leerlo. Por estos motivos decidí leer La Peste, otra de sus obras más conocidas, aunque yo no tenía una idea muy precisa de lo que trataba.

Oran en la época en la que transcurre la novela.
Se sitúa en la ciudad de Oran, en Algeria, en la década de los 1940, que queda en estado de cuarentena durante varios meses debido a un contagio masivo de peste. De hecho, resulta que realmente hubo un pequeño brote de peste en Oran y Camus se inspiró de este evento.
Al principio, la epidemia se presenta de una forma turbia, dejando cadáveres de ratas por toda la ciudad, hasta que alcanza a los seres humanos.
La historia sigue al doctor Rieux, que es testigo de los primeros casos y víctimas de la peste, y que tendrá un rol central a la hora de organizar la ciudad frente a este enemigo invisible y aparentemente imparable. A través de él conocemos muchos otros personajes, como un escritor que lleva años intentando escribir la primera frase perfecto, un periodista que quiere salir de la ciudad a todo precio para volver con su mujer, una familia que parecen el epítome de la propiedad y la frialdad, o el obispo de la ciudad, que ve esta peste como una señal de dios (o una oportunidad para ganar adeptos). Poco a poco, la peste va desvelando el pasado de los personajes y, más importante, descubre su carácter, puesto que la enfermedad y cómo reaccionan a ella dice mucho cómo son realmente. Esto es lo que más me interesó de la novela, cómo evolucionan los personajes; aunque Rieux en sí es más un mero espectador que un activo
participante, a pesar de su rol en la organización de los servicios médicos en Oran.
Eso sí, el creciente número de personajes me hizo la lectura un poco difícil y liosa, pero esto no significa que no me encariñase con más de uno. 
Lo que es el desarrollo de la enfermedad en sí, sus distintas etapas, desde las primeras señales, el auge y finalmente el repentino final de la peste, me dejaron un poco indiferente. En realidad, habían partes en las que me aburrían bastante. Además, la mayor parte del tiempo estaba concentrada en ver el supuesto paralelismo con la Segunda Guerra Mundial. La edición que he leído era especial para alumnos de Bachillerato y tenía un montón de anotaciones sobre el "significado" de la obra. Me pasé estas partes bastante por encima, pero no pude evitar leer que la peste era una metáfora de la ocupación alemana. Y habían detalles que quizás se podían interpretar como tal, pero así de primeras me parecía demasiada extrapolación. 

En general, esperaba mucho de esta obra tras El Extranjero y me dejó bastante fría. En mi opinión, no tiene tanta fuerza y, aunque hay dos o tres partes que me emocionaron, tampoco me contó nada nuevo sobre la naturaleza humana. El estilo de Camus me sigue gustando, pero este no acabó de convencerme.

6 comentarios:

  1. Es una novela sobre nosotros y cómo cambiamos en situaciones extremas. Creo que extrapolarla a la IIGM es "too far-fetched", como dicen los anglosajones. Pero es una novela existencialista por exelencia, pertenece al canon de la literatura mundial y me alegro mucho que se lea en los institutos en España.

    ResponderEliminar
  2. Tengo pendiente al autor desde hace una barbaridad... a ver con cuál empiezo, tengo este y otro en casa =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Este año he leído "El extranjero" y me alegra muchísimo coincidir contigo, incluso en mi reseña escribí que tenía claro que lo volvería a leer, me dejó perpleja, y ese principio inolvidable... madre mía; difícil superar ese libro, no me extraña que éste te haya decepcionado, es que el otro tiene un nivel impresionante. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Este lo tengo en estantería esperando que esté de humor para Camus desde hace la vida y más. Leí El extranjero y me encantó. Es de esos libros que requieren varias relecturas para poder apreciarlos en su plenitud. Como dices, hay pasajes (y frases) que se graban en la mente y no te sueltan. La primera frase me parece que tiene una fuerza tremenda.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. lo leí hace un año y me gustó (pero es el primero que leía de él). Quizá el extranjero me guste más ;) eso me emociona.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...