31 dic. 2012

Encuesta: Libros de 2012


Este año vuelvo a hacer la encuesta propuesta por Jamie en su blog, The Perpetual Page-Turner, a forma de resumen de mis lecturas en 2012. Hay mención a un libro del cuál aún no ha salido la reseña, espero que me perdonéis xD Los libros que, por mala suerte, no haya podido incluir pero que me gustaron mucho pondré imagen de su portada, con link a la reseña :)

1. Mejor libro leído en 2012. (Se puede hacer por géneros)

Ficción histórica: Aquí la cosa está complicada, he leído excelentes libros de éste género en 2012. Entre ellos se encuentran Un perfecto equilibrio de Rohinton Mistry, Días de Birmania de George Orwell, El libro de los niños de A. S. Byatt, La mujer del teniente francés de John Fowles o Memorias de Adriano de Margueritte Yourcenar. Pero creo que me decidiré por Mil Otoños de David Mitchell (x), básicamente porque está tan excelentemente documentado, y no se hace nada pesado y cuenta una historia muy bonita y muy emocionante.
Misterio: La palma tiene que llevársela La Trilogía de Nueva York de Paul Auster(x). Normalmente no soy muy fan del género (aunque este año haya leído No mires ahora o La reina en el palacio de las corrientes de aire), pero esta novela es excepcional. A ver, es rara, a mí me lo pareció y no es, en el sentido ortodoxo, una novela de misterio-detectivesca, pero es el único género que le he podido atribuir. 
Ciencia-ficción: No tengo ninguna duda, Oryx y Crake (x) fue el que me hizo volver a tener ganas de leer este tipo de género, aunque ya había leído El cuento de la criada de la misma autora, Margaret Atwood, antes. Pero es que este libro me encantó. 
Relatos cortos: Dudo entre Ida de Irène Némirovsky (x), una autora que conozco muy bien, y Dojoji y otras historias (x) que me hizo descubrir a Yukio Mishima. Ambas son muy recomendables, bastante "duras", de una forma muy distinta, y bien escritas.
Young Adult: Siento no compartir el gusto por la trilogía de Los juegos del hambre (ya de por sí no soy muy aficionada a la literatura juvenil), porque mi libro favorito fue El castillo soñado de Dodie Smith (x). Una novela preciosa sobre el paso a la edad adulta, y con una protagonista genial, con quién es muy fácil identificarse.

2. Libro que tenías muchas ganas de leer pero que al final te decepcionó.
Aunque han habido una media docena de libros que me hayan decepcionado, creo que el ganador es La esperanza de André Malraux (x). Empecé este libro con muchísimas ganas pues trataba de un tema que me interesaba mucho (la guerra civil española vista por extranjeros que estuvieron allí), y contaba con la grata experiencia de haber leído Homenaje a Cataluña de George Orwell. Desgraciadamente, no pude con el libro, lo aborrecí al cabo de unas cincuenta páginas, y me costó muchísimo acabarlo.  

3. El libro más sorprendente de 2012.
Tenía más o menos la impresión de saber de qué trataba el libro, pero qué grata sorpresa me llevé al descubrir que era mucho más de lo que había esperado.

4. La mejor serie/saga de libros que descubriste en 2012.
No suelo leer muchas series. Ester año he leído al completo la de Los juegos del hambre, pero la que me robó el corazón fue la trilogía Madd Addam de Margaret Atwood cuyo primer volumen, Oryx y Crake, ya he leído y, por Navidades, he recibido la segunda parte, El año del diluvio.

5. Nuevo autor favorito que descubriste este año.
¡He descubierto autores fantásticos este año! David Mitchell, Margaret Atwood, Rohinton Mistry, Paul Auster e incluso algunos 'clásicos' como John Steinbeck y Yukio Mishima. Realmente, no puedo decidirme por ninguno. El tiempo, y los demás libros suyos que leeré, decidirán cuál estará entre mis favoritos.

6. El libro que más recomendaste en 2012.


7. El mejor libro que estaba fuera de tu "comfort zone" o que fuera un nuevo género para ti.
La muerte y la primavera de Mercè Rodoreda. Ese libro está fuera de la "comfort zone" de cualquier ser humano. Es deprimente, angustioso, y te hace sentir muy poco cómoda con la lectura (aunque esté brillantemente bien escrito). 



8. El libro que más te enganchó.
La verdad es que no suelo leer libros que "enganchen", pero estos fueron los que me tuvieron más en vilo:













9. El libro que leíste este año que más probablemente vuelvas a leer en 2013.
No suelo releer libros, sobretodo debido al número de libros sin estrenar que tengo en mi estantería, pero supongo que los candidatos con más oportunidades son El Atlas de las Nubes de David Mitchell (x) (un libro que definitivamente quiero volver a leer) o quizás El sentido de un final de Julian Barnes (x), que es mucho más corto.

10. Portada de libro favorita.

11. El personaje más memorable de 2012.
Estoy dudando entre la increíble Nana, protagonista de la novela homónima de Émile Zolauna muchacha única, que es astuta pero bastante cabeza-hueca, y que el autor asocia a la decadencia del Imperio de Napoleón III – y la protagonista de El vino de la soledad de Irène Némirovsky (x)– una joven cuyas ansias de venganza y rencor acaban por consumir su personalidad.


12. El libro mejor escrito de 2012.

Aunque los libros de A. S. Byatt, Julian Barnes, Émile Zola, David Mitchell y Rohinton Mistry también tienen un estilo impecable.


13. El libro que mayor impacto haya tenido sobre ti este año.
Este año no ha habido un libro que haya cambiado mi forma de pensar o de ser, todos los libros que me han gustado, de una forma o de otra, me plantean problemas y me hacen reflexionar (o simplemente disfruto de ellos), pero ninguno ha supuesto un cambio radical. Si interpreto impacto como impacto emocional, el ganador es Un perfecto equilibrio de Rohinton Mistry (x), que ha sido la única novela capaz de arrancarme unas lágrimas mientras la leía.

14. El libro que no puedes creer que hayas esperado hasta 2012 para leer.
El Noveinta y Tres de Victor Hugo (x). Llevaba en mis estanterías desde 2010 y no podía decidirme nunca a leerlo. Por suerte, una gran amiga mía me contó que ella lo había leído recientemente le había encantado así que me puse a ello de inmediato. La verdad es que, dado mi interés por la revolución francesa, ¡no entiendo como pude tardar tanto en empezar a leerlo!


15. Trozo favorito de un libro que leíste en 2012.
Creo que os voy a poner tres xD
“One writes of scars healed, a loose parallel to the pathology of the skin, but there is no such thing in the life of an individual. There are open wounds, shrunk sometimes to the size of a pin-prick but wounds still. The marks of suffering are more comparable to the loss of a finger, or of the sight of an eye. We may not miss them, either, for one minute in a year, but if we should there is nothing to be done about it.” – Suave es la noche de Francis Scott Fitzgerald.
“The mind has a mind of its own. It shows us pictures. Pictures of the past and the might-one-day-be. This mind's mind exerts its own will, too, and has its own voice.” – Mil Otoños de David Mitchell.
“What an unreliable thing is time--when I want it to fly, the hours stick to me like glue. And what a changeable thing, too. Time is the twine to tie our lives into parcels of years and months. Or a rubber band stretched to suit our fancy. Time can be the pretty ribbon in a little girl's hair. Or the lines in your face, stealing your youthful colour and your hair. .... But in the end, time is a noose around the neck, strangling slowly.” – Un perfecto equilibrio de Rohinton Mistry.


16. El libro más largo y el más corto que leíste en 2012.
El más largo fue El final del desfile de Ford Maddox Ford (x), la compilación de la tetralogía. Lo dejé para el verano (dudo que hubiese podido enfrentarme a tal coloso con las clases de por medio) y conseguí acabarlo en un poco más de una semana. El más corto es Réquiem por un campesino español de Ramón José Sender (x), con 69 páginas.  

17. Una escena que leíste que te dejó con unas enormes ganas de comentar con alguien.
El final de La mujer del teniente francés de John Fowles (x). Tuve que releerlo un par de veces para entender lo que estaba pasando y hubiese dado lo que fuera para tener a algún compañero lector con quién compartir mis opiniones sobre este libro.


18.  Relación favorita entre personajes.
John Flory y Elizabeth Lackersteen en Días de Birmania de George Orwell (x). Están supuestamente enamorados, pero no podrían tener carácteres ni opiniones más opuestas, es la necesidad de huir y de estar con alguien, de sentirse parte de algo, que les junta (y les separa). Entre los finalistas también se encuentran James Steven y Miss Kempton de Lo que queda del día de Kazuo Ishiguro y el trío protagonista de Un perfecto equilibrio de Rohinton Mistry.

19. Libro preferido en 2012 de un autor que ya habías leído anteriormente.
Sin ninguna duda Homenaje a Cataluña de George Orwell (x). Ya había leído 1984  dos veces, la última hace dos o tres años y desde entonces que quería leer más de este autor. Éste libro, donde el autor cuenta sus vivencias de la guerra civil española, se ha convertido en uno de mis libros favoritos. También leí Días de Birmania, que me encantó, pero Homenaje a Cataluña me dejó sin aliento.

20. Libro que leíste exclusicamente debido a una recomendación.
Si sólo me guío por recomendaciones de bloggers, tengo que escoger a Las ventajas de ser un marginado de Stephen Chbosky que tan acertadamente me descubrió Polly de Pluma, espada y varita. Es uno de los pocos libros de literatura juvenil que más interesantes me han parecido últimamente. 

21. Un libro que no pudiste leer en 2012 pero que tendrá máxima prioridad el año que viene.
Tengo algunos pendientes, rescatados de entre las estanterías de mi casa, como La metamorfósis de Kafka o Si una noche de invierno un viajero de Italo Calvino. Pero el que intentaré leer antes de acabar las vacaciones es El jorobado de Notre-Dame de Victor Hugo. Lleva en mis estanterías desde 2008 y no puedo permitir que esto se alargue más.

22. El libro que más esperas en 2013.
Pues... ninguno... Como he dicho antes, no sigo ninguna serie. En mi lista de espera están el sexto de Canción de Hielo y Fuego, pero este dudo que salga hasta dentro de tres o cuatro años; y el último de la trilogía de Madd Addam.

23. Algo que quieras conseguir en tu vida lectora/bloggera a lo largo de este año.
La verdad es que este año estoy muy satisfecha con como he llevado el blog, me he unido a bastantes iniciativas y he descubierto un montón de nuevos blogs interesantes. Respecto al año que viene.... pues, intentaré seguir con el mismo ritmo que el año pasado, aunque con mis estudios la verdad es que no sé si podré compaginármelo bien.



¡Feliz 2013!

29 dic. 2012

Retos para 2013 (II)

¡Sigo con los retos que me he propuesto cumplir a lo largo de 2013! Ayer os hablé del reto de Paul Auster, el European Reading Challenge y el eBook Challenge.

Me he apuntado a un reto muy parecido al European Reading Challenge, el Books on France, organizado por Words and Peace. Se trata de leer un cierto número de libros – no tienen porque ser sólo novelas – escritos por un autor francés, o situadas en Francia, o escritos en francés o sobre algún tema relacionado con Francia. Ya de costumbre suelo leer bastantes libros en francés y de autores franceses, este reto me va perfecto! Por eso, escojo el nivel "passionnément" que conlleva el compromiso de leer 12 libros que cumplan los requisitos en un año. 


El siguiente es Mount TBR Challenge organizador por My Reader's Block. Las reglas son muy sencillas: intentar leer el máximo de libros posibles adquiridos antes del 1 de enero de 2013. Aunque estos últimos meses he reducido considerablemente mi pila de libros por leer, siguen habiendo unos cuantos (y después de Navidades aún más), sin contar que tengo los pendientes en mi ebook. Creo que nos pasa mucho a los lectores compulsivos, que también somos compradores compulsivos de libros y tendemos a privilegiar los recientemente añadidos a nuestras estanterías sobre los que llevan más tiempo en ellas. Y eso consigue que hayan libros en mi estantería que lleven allí dos años o incluso más. De todas formas, me voy a poner un objetivo modesto, el nivel "Pike's Peak", leer 12 libros adquiridos antes de 2013.

Finalmente, el último es el Historical Fiction Reading Challenge organizado por el blog Historical Tapestry. Como indica su nombre, se trata de leer un cierto número de novelas del género de ficción histórica a lo largo del año que viene. En mi caso, he elegido el nivel "Medieval", leer 15 libros. La ficción histórica es uno de mis géneros favoritos. Y, en realidad, hay un montón de libros que se pueden considerar de ficción histórica, y no sólo los escritos en la actualidad. Desde algunos libros de Victor Hugo, Émile Zola o Alexandre Dumas (¿soy yo o no me vienen a la cabeza autores ingleses clásicos que escribiesen ficción histórica?). Además, el banner es una preciosidad *_*

Y éste es el último, espero por mi bien no querer apuntarme a ninguno más, porque también quiero tener algo de libertad a la hora de escoger los libros que quiero leer! Ahora estarán todos en una página dónde apuntaré los que vaya leyendo :) ¿Y vosotros? ¿Os apuntáis a algún reto para este año?

28 dic. 2012

Retos para 2013 (I)

En 2012 tan sólo participé en el reto de Goodreads (éste año también participaré) básicamente porque tengo miedo de que esto me imponga qué libros tengo que leer y cuando. Pero un año es mucho tiempo y... la verdad es que hay libro que quiero leer, y que si tengo un reto pues eso seguramente me animará a leerlos!
Cazando Estrellas
El primero al que me he apuntado es el de Paul Auster organizado por Meg en el blog Cazando Estrellas. En 2012 me estrené con éste autor leyendo La trilogía de Nueva York. En 2013 saldrá mi reseña de El Palacio de la Luna y cuento con ver la película La vida interior de Martin Frost antes de que acabe el año. A parte de que Paul Auster es un escritor fantástico y que algunos de sus libros ya son considerados como clásicos modernos, si queréis algún otro aliciente para apuntaros, Meg sorteará uno de sus libros entre quiénes se apunten antes del 3 de febrero.
Rose City Reader
A este le sigue el European Reading Challenge organizado por el blog Rose City Reader. Consiste en leer un cierto número de libros escritos por autores Europeos o que trancurren en un país Europeo. La gracia es de que no se puede "repetir" de país ni de autor. Me animaré con este reto y escojo el nivel "Five Star: Deluxe Entourage" que implica leer cinco libros (o más). Además, el blog dará un premio de 25$ en BookDepository para aquél blogger que reseñe el mayor número de libros. En realidad no es un reto nada fácil, ya que cuando te sales de Francia, Reino Unido y España, tampoco hay tanta literatura a mano sobre el resto de países. Así que espero descubrir otros autores y otros lugares :) 
De momento ya tengo los siguientes libros pensados:
* Notre-Dame de Paris de Victor Hugo (Francia)
* Une banale histoire de Anton Chejov (Rusia)


El siguiente es el eBook challenge, organizado por el blog Workaday Reads. Llevo tiempo queriendo apuntarme a uno de éstas características ya que tengo un eReader desde hace bastantes meses y no lo he utilizado tanto como quisiera. Así que, para empezar, me propongo conseguir el nivel CD, es decir, 10 libros en formato para eReader. ¡Espero conseguirlo! (y así habituarme a usarlo xD)
También participaré en el Readathon de The Classics Club, se trata de un día (el 5 de enero) en el que tan sólo leeré. Para éste día me he propuesto leer, entero, Notre-Dame de París de Victor Hugo. Es la primera vez que tomo parte en un evento así, ¡tengo curiosidad para ver cómo es!


Mañana más, pero no mejor, ¡porque es imposible!

27 dic. 2012

Nuevo en la estantería #11: Navidad, Navidad... (II)



Pues sí, me regalaron (cofcofcofyautoregalécofcofcof) más libros por Navidad. Y algunos eran más largos de lo que yo esperaba, este es uno de los pequeños inconvenientes de comprar por Internet. Pero en fin, ¡mejor que me ponga manos a la obra! Me estoy dando cuenta de que cada vez compro más libros en inglés (y, un poco, francés) que en castellano... Es que entre mi amor por su literatura y que sus ediciones son mucho más bonitas que las españolas.... 


  • Nana de Émile Zola. Desde que leí Germinal, cuando tenía quince años, que he ido leyendo novelas de Zola, de su saga de los Rougon-Macquart. Aunque algunas de sus novelas me han decepcionado un poco (aburrido, sería más preciso), pero La Fortuna de los Rougon me devolvió la esperanza.  En el París febril y deslumbrante del Segundo Imperio todo el mundo habla de Naná, la nueva estrella del Teatro de Variedades. Su atractivo es irresistible, su ambición, enorme; pero más allá del brillo de la vida mundana se ocultan también la miseria, el sufrimiento y las tragedias personales. Símbolo de la decadencia de la Francia de su época, Naná es también el prototipo de la mujer fatal y de la cortesana sin escrúpulos sentimentales. 

  • Ragnarok de A. S. Byatt. Leer Posesión hizo que los libros de Byatt me fueran irresistibles. Después de El libro de los niños y Ángeles e Insectos, decidí que Ragnarok tenía buena pinta. Me interesó porque trata de la mitología nórdica, un ambiente que normalmente no trata Byatt y que a mí me interesa particularmente. Evacuada recientemente en la costa británica y con la Segunda Guerra Mundial arrasando su entorno, una chica lucha para darle sentido a su vida. Entonces le dan un libro sobre leyendas nórdicas y sus mundos – tanto interior como exterior– se transforman. Intensamente autobiográfica y linguísticamente impresionante, el libro de ficción es un punto de referencia para uno de los mejores escritores de Inglaterra. El mito de Ragnarok, también conocido como "El Crepúsculo de los Dioses", representa el final del juego de la mitología nórdica. Es el mito en el que los dioses Odin, Freya y Thor mueren, el sol y la luna son tragados por el lobo Fenrir, el serpiente Midgard se come su propia cola mientras aplasta el mundo y los mares bullen de veneno. Es sólo después de destrucción y de una muerte tan dolorosa que el mundo puede empezar de nuevo. Esta lucha época es la que  representa El anillo del nibelungo de Wagner y de la misma forma que Wagner se inspiró de un mito nórdico, así mismo Byatt ha cogido éste final remarcable y lo ha usado como base para esta nueva versión, tan personal y tan política. 

  • Down and Out in Paris and London (Vagabundeando por París y Londres) de George Orwell.  Con lo que me gusta Orwell, París y Londres, ¡éste era un libro que tenía que acabar en mis manos!Tras pasar un lustro en Birmania como policía del Imperio Británico, George Orwell vuelve a Inglaterra y, capeando la presión familiar, se plantea su vocación de escritor al servicio de los desfavorecidos. Pocos meses después, en la primavera de 1928, hace las maletas y se muda a París, donde profundizará durante año y medio en su incursión en el mundo de los desahuciados, interés que mantuvo al regresar a la capital inglesa. Mezcla de realidad y ficción, publicada por primera vez en 1933, Down and Out in Paris and London es un libro indispensable no sólo para el lector de Orwell, sino para quien desee asomarse a ese abismo, no muy lejano, de la desventura y la pobreza.

  • Wolf Hall (En la corte del lobo) de Hilary Mantel. Debo admitir que, en un principio, pensaba que se trataba de una novela de ficción histórica sobre Oliver Cromwell – un periodo, y un personaje, sobre los que quiero saber más – y resultó que era sobre Thomas Cromwell, otro personaje histórico, pero de una época muy anterior. De todas formas, el hecho de que tanto la primera como la segunda parte (Bringing Up the Bodies) hayan ganado el Booker, es garantía suficiente para que esté inclinada a leerlo. 
    Año 1520. Inglaterra está a un paso del desastre. El rey Enrique VIII no consigue engendrar un heredero varón y quiere divorciarse de su mujer para casarse con Ana Bolena, pero el cardenal Wolsey, su principal asesor, no obtiene más que negativas del papa. En este clima de desconfianza y necesidad llega a la corte Thomas Cromwell. Su programa de reformas tiene que abrirse camino entre un parlamento que sólo vela por los intereses de sus miembros y un rey que fluctúa entre las pasiones románticas y las pulsiones asesinas.

  • Ghostwritten (Escritos fantasma) de David Mitchell. Tras leer, y adorar, Mil Otoños y El Atlas de las Nubes quise adentrarme un poco más en el universo de éste autor –y, francamente, tener algo que hacer mientras espero que salga un libro nuevo –, y escogí su primera novela. Escritos fantasma está formada por nueve extensas historias que se conectan entre sí de un modo sutil y apenas perceptible, construyendo una cadena de acontecimientos regida a partes iguales por el azar y la causalidad. En cada una de ellas David Mitchell crea un estilo particular, perfectamente diferenciado, con un narrador distinto y una localización geográfica diferente. Nos ofrece así un fantástico mosaico de voces, un relato magistral poblado de múltiples personajes y ambientes perfectamente recreados tanto en su lenguaje como en su contexto.

  • The Blind Assassin (El Asesino Ciego) de Margaret Atwood. Será que soy una persona con aversión al riesgo y proclive a obsesionarse con libros y música, pero he aquí otra autora de la que ya he leído dos libros (El cuento de la criada y Oryx y Crake) y ahora tengo dos más por leer! Éste es el primero: La novelista canadiense nos deleita con su pluma. Magistralmente escrita, la novela es una cautivadora historia en la que se entrelazan tres relatos, tres tramas y tres voces. Niñas de la Primera Guerra mundial, Iris y Laura son mujeres cuando estalla la Segunda. Asistimos al relato de su infancia, al drama personal y familiar que comparten y que las une. Una intrigante saga familiar, pero, ante todo, el retrato conmovedor de una mujer, Iris, adelantada para su tiempo.


  • The Year of the Flood (El año del diluvio) es el otro libro de Margaret Atwood que tengo ahora de pendiente lectura, y que es la segunda parte de Oryx y CrakeAtwood describe el horror de un mundo en el que la humanidad, en aras del progreso científico y tecnológico, no sólo altera el medio ambiente sino que se autodestruye. Siempre crítica con los problemas del mundo actual, la autora describe, en esta novela de anticipación especulativa, la catástrofe planetaria resultante del descontrolado abuso de las industrias farmacéuticas y de los poderes políticos y económicos que desoyen los alegatos de las ciencias ecológicas. Narrada desde el punto de vista de dos mujeres, la joven Ren y Toby, El año del Diluvio cuenta la epopeya de quienes sobreviven al desastre y, libres de la decadencia moral en que la lucha de sectas y religiones había sumido a la humanidad, emprenden una nueva vida.


We Wishlist a Merry Christmas FNAC 2013


Como cada año, la Fnac organiza este maravilloso sorteo en el que un blogger puede llevarse 2013€ en compras en esta tienda. Aquí va mi lista:


 Libros

Películas y Series

Otras cosas
Total: 1326.21€
 

26 dic. 2012

Nuevo en la estantería #11: Navidad, Navidad... (I)


¡Feliz día de San Esteban! (suerte que alguien tuvo la sensatez de poner un festivo después de Navidad para poder disfrutar de los regalos)
¿Qué tal todos? ¿Cómo fueron las Navidades? Espero que hayáis disfrutado del día :)
Yo ahora vengo con la primera parte de los libros que me han regalado (cofcofcofcofyautoregaladocofcofcofcof) estas Navidades... ¿listos?

  • Hoy hubiera preferido no encontrarme a mí misma de Herta Müller. Después de leer En tierras bajas me interesé por su autora y estas Navidades he conseguido esta novela suya: Una joven que trabaja en una fábrica de ropa durante la dictadura de Ceausescu ha sido citada para un interrogatorio. Ya había pasado por este trance en otras ocasiones, pero sabe que esta vez será peor. ¿Su crimen? Coser notas en los forros de los trajes de caballero que se venderán en Italia. «Cásate conmigo», dice la nota, con su nombre y dirección. Sería capaz de cualquier cosa con tal de salir del país. En el tranvía que la lleva a su interrogatorio, sus pensamientos se pierden en el recuerdo de toda la gente que ya no está. 

  • Historia de dos ciudades de Charles Dickens. Éste autor, por algún motivo, nunca me ha llamado especialmente la atención, hasta que supe que había escrito una novela situada entre Londres y París durante la época de la Revolución Francesa.
    Dickens escribió esta obra inspirada en gran medida en La Revolución Francesa (1837) de Thomas Carlyle, cuya lectura le había entusiasmado. Tomando como punto de referencia la revolución francesa, Dickens muestra los problemas sociales y políticos de Inglaterra, temiendo que la historia se repitiera en su país natal. En el contraste de estas dos ciudades presentadas, Inglaterra se presenta como la confianza, la tranquilidad, el futuro asegurado, mientras Francia se convierte más y más peligrosa a medida que avanza la novela. Los actos de violencia realizados por el pueblo francés, están dentro de las escenas más memorables del libro. Dickens rechaza la violencia revolucionaria en sus dos formas, tanto es su forma popular, por las masas, como en su forma institucional, el terror de estado.

  •  En verano de 2008 leí Un buen partido de Vikram Seth, que me encantó y es sin duda una de las mejores novelas sobre la India que he leído hasta la fecha. Por eso quise leer algo más suyo – esta vez en el idioma original en el que fue escrito –, y The Golden Gate (El puente dorado) es el que más me llamó la atención. ¿Pueden 690 sonetos, con rima a-b-a-b-c-c-d-d-e-f-f-e-g-g, ser una novela? ¡Por supuesto! Publicada en 1986 y aún fresca esta novela convertirá a los temerosos del verso en acólitos admiradores. Janet Hayakawa, una escultura aún por descubrir y el batería de Liquid Sheep, pone un anuncio en secreto para su amigo John, aunque ella también esta soltera. "Sólo sus gatos le proveen distracción,/Paradigmas gemelos de la perezosa acción". La abogada Liz Donati responde al anuncio con dos sonetos y consigue que John quiera conocerla. Pronto se enamoran, como su hermano Ed, y el antiguo compañero de cuarto de John. Desgraciadamente, el amor de la primera pareja pronto será destruído, en parte por una mascota, en parte por la política. Y la segunda pareja tiene un problema que yace en la religión.

  • A place of greater safety (Un lugar con mayor seguridad) de Hilary Mantel. Quizás por el mismo motivo que Historia de dos ciudades, mi interés por la Revolución Francesa, tengo ganas de leer este libro (y porque su autora ha ganado dos veces el premio Booker). Estamos en 1789 y tres jóvenes provincianos han venido a Paris para labrarse un futuro.  Georges-Jacques Danton, un ambiguo joven abogado, es energético, pragmático, y enormemente endeudado. Maximilien Robespierre, también abogado, es delgado, diligente, y le aterroriza la violencia. Su querido amigo, Camille Desmoulins, es un conspirador y un panfletista del genio. Éste está obsesionado por una mujer, y comprometido con otra, su hija. En medio de la revolusión, los tres prueban los placeres adictivos del poder, y el precio que deben pagar por ello.

  •  The Road to Wigan Pier (El camino a Wigan Pier) de George Orwell. Este año he reseñado dos libros de el célebre autor de 1984, Días de Birmania y Homenaje a Cataluña, ambos me han encantado. Por lo que he querido leer más de éste autor.
    Un agudo reportaje de las experiencias de Geroge Orwell de la vida de la clase obrera en el desolado corazón industrial de Yorkshire y Lancashire, The Road to Wigan Pier es una polémica brillante y amarga que no ha perdido ni un ápice de su impacto político a lo largo del tiempo. Sus inolvidables descripciones gráficas de la injusticia social, de los barrios de chabolas, las condiciones de vida precarias, la miseria, la hambruna y el desempleo creciente estan escritos con un estilo de una honestidad imperturbable, furia y gran humanidad.


  • Norte y Sur de Elizabeth Gaskell desde que vi su adaptación a la pequeña pantalla a cargo de la BBC, quise leer el libro. Pero dejé pasar un tiempo prudencial, para al menos olvidarme parcialmente de lo que ocurría. ¡Pero ya no lo podía resistir más! Aunque seguramente este sea un libro que me "reserve" para el verano que viene.
    A través de la historia de Margaret Hale, una joven del Sur de Inglaterra que por circunstancias familiares se ve obligada a trasladarse al Norte, a la ciudad industrial de Milton -un trasunto apenas disfrazado de Manchester-, Elizabeth Gaskell plasma de forma magistral los conflictos sociales y políticos derivados de la revolución industrial en la Inglaterra de mediados del siglo XIX. Para la heroína, el Sur donde ha nacido simboliza el idilio rural, el triunfo de la armonía social y el decoro; frente a él, el Norte es sucio, rudo y violento. Sin embargo, a medida que va penetr ando en ese nuevo mundo y sus distintos estratos -desde Bessy, la joven obrera enferma y su padre, líder sindical, hasta John Thornton, dueño de una fábrica textil, por quien siente una creciente atracción-, tendrá que ir corrigiendo sus prejuicios; y del mismo modo, su condición de mujer subordinada evolucionará hacia una madura aceptación de sí misma y de sus sentimientos.
 
  • Los Miserables de Victor Hugo. Debo admitir que ha sido, en parte el estreno del musical (y mi renovado aprecio por el autor tras leer El Noveinta-y-tres), que me ha empujado a comprar la novela. Aunque también es por orgullo al enterarme que, cuando era una niña, tan sólo leí la versión adaptada. 
    El progreso, la ley, el alma, Dios, la Revolución Francesa, Waterloo, el idilio amoroso, la prisión, el contrato social, las barricadas de 1832, el crimen, las cloacas de París… todo tiene cabida en esta monumental novela. Y, como su título indica, todo gira en torno a la palabra “miserable”, pues Víctor Hugo distingue entre los miserables hijos de la degradación material, aquellos que nada tienen salvo su dignidad; y los miserables producto de la degradación moral, a los que ya nada les queda, pues han perdido incluso aquello que les hace hombres: su humanidad. A partir del protagonista, Jean Valjean, presidiario que se reencuentra a sí mismo y se convierte al bien, seguiremos la historia de muchos miserables de ambos tipos, que giran en fantástico torbellino, los unos luchando denodadamente por avanzar hacia la luz, los otros deslizándose sigilosamente hacia las tinieblas, que siempre, en el fondo, tiene un origen que hay que ir a buscar lejos de quien la sufre. Con todo ello, Víctor Hugo invoca al progreso, entendido como el triunfo de las libertades personales, el camino que la sociedad recorre para ser más justa, procurando a todos sus miembros trabajo, salud, educación y, en definitiva, libertad. 

¿Y a vosotros? ¿Os ha traído algo Santa Claus?

25 dic. 2012

The Classics Club – Meme de Diciembre


Más vale tarde que nunca así que, a pocos días de acabar el mes, escribo sobre el Meme mensual de The Classics Club un grupo de bloggers y lectores interesados en los clásicos de la literatura. La pregunta de este mes es la siguiente:

¿Cuál es tu recuerdo favorito de 'Un cuento de Navidad' de Charles Dickens? ¿Lo has leído? Si no, ¿lo harás? ¿Por qué otros deberían leerlo en vez de contentarse con las adaptaciones a la gran y pequeña pantalla?

Debo confesar que nunca he leído A Christmas Carol, aunque desde pequeña que he visto numerosas de sus adaptaciones. Creo que la primera versión que vi fue la de Disney, con el tío Gilito y Mickey Mouse como protagonistas. Aún así, no guardo un recuerdo especial de ésta película, más bien tengo la sensación de que no me gustaba, por algún motivo. Luego creo que en algún momento vi 'Los fantasmas atacan al jefe', con Bill Murray haciendo el papel de "Scrooge". Debido a que este actor no me entusiasma mucho, tampoco me acuerdo muy bien de la película. Finalmente, hace dos años el especial de Navidad de Doctor Who fue una adaptación del clásico de Dickens que, obviamente, me encantó y aún consigue hacerme saltar algunas lagrimillas. 
De todas formas, dudo que nunca lea Un cuento de Navidad. ¿Por qué? Nunca me ha llamado especialmente la historia y, aunque pueda diferir del libro a la pantalla, sigue sin compensarme. Simplemente, es algo que no me interesa. Quizás es que estoy algo falta de espíritu navideño y me haría falta que el trío de fantasmas me visitase en sueños, pero de momento, éste libro no estará en mi lista de "por leer" (ya es bastante extensa ahora mismo). 
¿Recomendarla? ¡Por supuesto! Aunque yo no pueda huir de mis prejuicios, no significa que otros puedan disfrutar con su lectura (normalmente no suele pasar de las 100 páginas), que va muy acorde en estas fechas.
¿Conocéis algún otro libro/cuento "navideño? ¿Os gustan este tipo de libros?

¡Feliz Navidad a todos!

22 dic. 2012

Reseñas Express #5

Al estudiar económicas, de vez en cuando me apetece leer algún libro sobre la materia que trate de algún tema que me interese en particular. Tras intentarlo con algunos "clásicos" – con una prosa demasiado densa y poco directa en la mayoría de los casos – también me he atrevido con otros más 'novedades'. Justamente, hace pocos meses, salió editado en castellano el libro El Precio de la Desigualdad de Joseph Stiglitz – ganador del Premio Nobel de Economía en 2001. Stiglitz es uno de los pocos economistas progresistas, críticos con el mercado, que admiten que tiene sus fallos y que el Estado, aunque también tenga sus propios problemas, puede solucinarlos. Pero me estoy yendo por las ramas. En este libro Stiglitz se centra en el drástico aumento de la desigualdad en Estados Unidos desde los años 1980, por qué un alto grado de desigualdad es nocivo para la economía y para toda la sociedad, y su implicación en la crisis de 2008. Además, con una infinidad de datos el autor rompe mitos sobre el sueño Americano – y como ya no es posible para gran parte de los estadounidenses – y sobre la aparente buena marcha de los mercados bajo una liberalización creciente. Es un libro que me ha gustado mucho –sobretodo porque no abundan economistas de este calibre que se posicionen tan claramente en contra de la desigualdad– , es de lectura lenta, ya que hay que absorver una buena cantidad de estadísticas y, sobretodo, de argumentos. Pero, sin duda, está al abasto del público en general. En la edición en castellano cuenta con un prólogo sobre el caso de España que ojalá se lo leyeran unos cuantos políticos...

Como quizás hayáis visto si lleváis algún tiempo leyendo el blog, me apasionan los libros situados en la India y, cuando estuve en Francia, pude hacerme con una copia de A las orillas del Ganges de Rabindranath Tagore –Premio Nobel de Literatura en 1913–. Se trata de un set de seis historias cortas situadas en este país, relatando historias, pequeños momentos o toda una vida, de personajes de a pie. Aunque en general son bastante variadas, me sorprendió que la mayoría fuesen narradas desde el punto de vista de mujeres y que, además, denunciasen la terrible situación en la que debían vivir en esa época –y durante mucho tiempo después. Desde una mujer que teme por la vida de su hermano en manos de su marido, hasta una niña que se queda viuda a la edad de ocho años.
Globalmente me gustaron todas, el estilo del escritor bordea el realismo mágico, pero, sin duda, logra capturar el ambiente de olores y colores del lugar en el que se sitúa la acción. Y no sólo eso, si no que con escasas palabras crea un contexto muy rico a sus historias, que desvelan el estado de ciertos lugares, de ciertas castas, o grupos, de la India.

De Daphne du Maurier ya he leído varios libros, algunos que me han gustado mucho como Rebecca o La casa de la playa, y otros que no tanto (Jamaica Inn). Hace un tiempo me regalaron un libro de relatos cortos suyos y, al fin, lo he leído. Se trata de unos 6-8 relatos, todos relacionados con el género del misterio y de lo paranormal. De hecho, uno de ellos es el que inspiró a Hitchcock para su película de Los pájaros (aunque me temo que la historia de du Maurier es mucho menos terrorífica, aunque igual de agobiante). Aunque no sea muy fan del género, he de admitir que hay un par de relatos que son realmente entretenidos, originales y con giros argumentales o tramas muy imaginativas. La escritora escoge personales completamente normales en situaciones bastante habituales –ir al cine un viernes por la tarde, el día a día de un trabajador, una ama de casa que sale a pasear, unos marineros en alta mar,... – pero que llevan a situaciones con momentos surrealistas, paranormales pero, debido a como son provocadas, parecen totalmente naturales. Pero lo que realmente me cautivó y lo que me animó a seguir leyendo fue la prosa de la autora. Es increíble lo bien que logra crear una atmósfera propicia para la historia que va a contar. Su ritmo, su juego con las palabras y las imágenes que transmite ya capturan al lector y lo adentran en el mundo que ella va preparando para el desarrollo de historia.

19 dic. 2012

Los dioses tienen sed de Anatole de France


La revolución francesa siempre ha sido uno de mis periodos históricos favoritos así que cuando viajé a París aproveché para hacerme con un ejemplar de Los dioses tienen sed de Anatole France, un autor que conocía pero del cuál aún no había leído nada.

Sinopsis: La novela sigue los pasos de Évariste Gamelin, un pintor desconocido pero que tiene altos ideales republicanos. La historia empieza en 1793 cuando Luís XVI ya ha pasado por la guillotina, la Convention se ha puesto en marcha, pero aún no ha llegado el Terror. Es justamente este periodo, entre 1793 y 1794, en el que se centra el autor.

Opinión: Al haber estudiado en un colegio francés, siempre he tenido la tendencia a 'admirar' la revolución francesa y ver sólo su lado positivo. Desgraciadamente, todo movimiento (o, mejor dicho, un cambio tan radical e irremediable) en el orden social tiene sus luces y sus sombras.
Por una parte, seguimos la vida de Évariste durante estos dos años, en la que no todo es politiqueo, al menos no al principio. A través de él conocemos a Élodie, la hija de un tendero, ambos se aman y su relación va evolucionando al paso del tiempo. También se entra dentro de los pensamientos de Brotteaux, un amigo de Évariste, una especie de 'filósofo' amateur, ateo, pero extremadamente tolerante, se le podría considerar como el último resquicio del periodo del Siècle des Lumières (es decir, el equivalente francés de la Ilustración); y a un monje barnabita.
El estudio de estas vidas lleva a que el lector de familiarice con el día a día de un parisino durante aquellos años: la escasez de comida, el mercado negro, el tráfico de influencias, el 'miedo' a ser denunciado, pero también las guerras incesantes que amenazaban la República desde el interior y el exterior. La verdad es que queda bastante claro que el autor se documentó muy bien sobre las condiciones de vida durante la revolución, y mucho más. En numerosas ocasiones hay referencias a canciones populares de la época, obras de teatro que se representaban,¡e incluso la reputación de algunos de los actores! Por supuesto, también te enteras de un montón de información sobre el funcionamiento de los juzgados, las prisiones, el racionamiento, y otros procesos de cariz más 'político'. Por ejemplo, no tenía ni idea de que durante el gobierno de Robespierre se hubiese condenado el ateísmo como algo maligno y perjudicial para los ciudadanos, y empezar a 'adorar' la diosa de la razón y de la naturaleza.
La prosa es bastante fluida, pero había algo en el tono de Anatole France que no acabó de convencerme, como si intentase mirar un periodo tan convulso como éste, situarse fuera de cualquier parcialidad, y aún así ser, de alguna forma, condescendiente. Además, el diálogo de los personajes en ocasiones parece algo artificial, como preparado, algo declamatorio, como si estuviesen en un anfiteatro exponiendo sus grandilocuentes ideas y no en la calle, discutiendo.
Personalmente, lo que más me gustó de la novela fue la evolución del personaje principal, Évariste. Todos los personajes simbolizan algo en concreto de ese periodo, pero Évariste Gamelin es la Revolución. Su carácter de justicia y apasionado le hace implicarse al máximo en un proyecto que el cree que traerá felicidad para no sólo los franceses, si no para toda la humanidad. Cree tan firmamente en lo que hace, y ve como éste proyecto, tan joven y prometedor, está peligrosamente amenzado por las fuerzas monárquicas de dentro de Francia y de las monarquías rodeando la República, por lo que se deben tomar medidas extremas y excepcionales. El problema ocurre cuando esta creencia en los ideales de la revolución (y su supervivencia) se convierte en fanatismo.
El notable viraje de Évariste es consecuencia de una serie de cadena de eventos totalmente consecuentes con el personaje. con lo que ocurre a su alrededor, y con sus ideas. Lo increíble es como, aún convirtiéndose en un 'juez' implacable, que condena a muerte a cientos de personas, es imposible odiarle. Y también es increíble como él justifica los horrores que comete, de los cuáles es muy consciente, sabe perfectamente cuán abominables son sus actos, pero los justifica por el bien de la República. Sin duda esta última parte de la novela es la que más me ha interesado.

En conclusión, Los dioses tienen sed es una novela muy recomendable para quiénes estén interesados en la revolución francesa ya que la trama es, en sí, lo que ocurrió (a pequeña escala) durante esa época.

16 dic. 2012

Vía Revolucionaria de David Yates


Nuestra capacidad de medir y distribuir el tiempo es fuente casi inagotable de solaz.
«Sincronicen los relojes a las cero seis cero cero», dice el capitán de infantería, y cada uno de sus tenientes acurrucados encuentra un respiro al miedo en el acto de alinear dos diminutas agujas de rubí mientras toneladas de artillería pesada palpitan sobre sus cabezas: la prosaica y nada militar esfera del reloj ha restaurado, siquiera brevemente, una ilusión de control personal. Bien, dice el reloj, mirando pulcramente desde los pelos y las venas de cada una de las tan vulnerables muñecas; estupendo: por ahora, todo sucede a su debido tiempo.
«Me temo que estoy a tope hasta finales de mes», dice el ejecutivo, acunando voluptuosamente el teléfono contra la mejilla mientras pasa las hojas de su agenda de compromisos, y en ese momento su boca y sus ojos le delatan: siente una gran seguridad en sí mismo. Las frágiles y copiosas páginas clasificadas por días prueban que ningún imprevisto, ninguna catástrofe del azar o el destino puede sobrevenirle entre hoy y el final del mes. Ruina y peste han quedado a raya, la propia muerte tendrá que esperar; el ejecutivo está a tope.
«Oh, déjeme pensar», dice el anciano, ladeando su cabeza de viejo para pestañear dolorosamente ladeando su cabeza de viejo para pestañear dolorosamente al sol mientras recuerda perplejo, «mi primera esposa falleció en la primavera de...». Y por un momento le entra pánico. ¿La primavera de cuándo? ¿Pasado? ¿Futuro? ¿Qué es la primavera sino una estúpida reorganización de las células en la corteza del globo terráqueo, mientras flota eternamente alrededor de su sol? ¿Qué es el propio sol sino una entre mil millones de estrellas camino de la nada? ¡El infinito! Pero pronto las válvulas e interruptores de su cerebro empiezan a hacer su cansado trabajo, y puede decir: «La primavera de mil novecientos seis. O no, espere... —y la sangre se le enfría otra vez mientras las galaxias giran y giran—. ¡Ya lo tengo! Mil novecientos... cuatro». Ahora está totalmente seguro, y un bienestar repentino le hace palmearse involuntariamente el muslo de satisfacción. Puede que haya olvidado la sonrisa de su primera mujer y el sonido de su voz cuando lloraba, pero el hecho de adjudicar a su muerte una serie de cifras también da coherencia a su propia vida, y a la vida misma. Ahora los demás años pueden encajar obedientes donde les corresponda, cada cual con su ordenada contribución al conjunto. Mil novecientos diez, mil novecientos veinte (¡Vaya, pues claro que se acuerda!), mil novecientos treinta, cuarenta... hasta llegar a la merecida paz de su presente y seguir hacia la moderada promesa de su futuro. La tierra puede reanudar tranquilamente su quietud («¡Huele esa hierba fresca!») y es el mismo sol de siempre el que le ha estado sonriendo todos esos años. «Sí, señor», puede decir con autoridad. «Mil novecientos cuatro», y esta noche contemplará con agrado las estrellas, como señales de su definitivo descanso celestial. Ha puesto un orden al caos."
Esta cita, en realidad, poco tiene que ver con Vía Revolucionaria de Richard Yates, pero fue una de las parte de la novela que más me impactó, por la capacidad del autor de captar los rasgos más esenciales de la sociedad de los años 1950 en los Estados Unidos, cuyo análisis aún es vigente hoy en día.
En realidad, poco tiene que ver con el tema principal del libro: las relaciones de pareja, la concepción de lo que era un hombre y una mujer y sus respectivos roles en la vida y la familia, la frustración a la que conduce la búsqueda del supuesto "Sueño Americano", etc.
Es un libro que te atrapa, que te mete dentro de la cabeza de Frank Wheeler –aunque de vez en cuando otros personajes toman el mando– y su vida de "extrarradio". Está genialmente escrito, ojalá hubiese podido leerlo en su idioma original, y leerlo es un auténtico disfrute.
Esta vez no haré una reseña larga, básicamente porque, en este caso, me cuesta expresar lo que ha supuesto para mí este libro. Por esto os dejo ésta cita, para que podáis entender parte de la fuerza que tiene esta novela, y como su estilo logra, al menos para mí, tener un impacto tan fuerte sobre el lector.

13 dic. 2012

The Cat's Table de Michael Ondaatje

Tras haber leído El Paciente Inglés y Divisadero de Michael Ondaatje, me enteré de que había sacado un nuevo libro The Cat's Table y, teniendo tan buen recuerdo de los otros dos libros, decidí probar con este.

Sinopsis: Michael, ya mayor, recuerda el viaje que hizo de niño en barco desde Sri Lanka a Inglaterra para ir a vivir con su madre. Aunque sólo fuera una travesía de veintiún días lo que ocurrió y a quién conoció durante esas tres semanas tuvo un gran efecto sobre el curso que tomaría su vida y sobre la formación de su personalidad.

Opinión: Situado en los años 50, The Cat's Table es la historia de como un niño, sin la compañía de ningún miembro mayor de su familia, se encuentra de lleno en un mundo de adultos, sin filtro alguno, y como es testigo de cosas que no puede entender.
Pero ¿qué es una 'cat's table'? Creo que no existe traducción literal para éste término que se refiere a la mesa peor situada del comedor, en este caso la más lejana a la mesa dónde come el capitán. A Michael, o 'Mynah', le es asignada esta mesa junto a otros muchos personajes entre los que se encuentran dos otros niños, Cassius y Ramadhin, con los que enseguida trabará amistad. Estos tres muchachos explorará de arriba a abajo el Oronsay, en parte gracias a los adultos que conocerá en la mesa. De hecho, hay personajes bastante diversos. Está Mr. Fonseka – un futuro profesor de inglés apasionado del conocimiento–, una 'solterona' que se encarga del transporte de unas palomas, un biólogo que tiene un jardín en las entrañas del barco, o un sastre mudo. También conoce a gente fuera de este círculo, como su prima Emily – que deberá enfrentarse a sus propios problemas–, el encargado de cuidar de los perros del barco y hasta unos acróbatas. 
A lo largo de la novela el narrador retrocede y avanza en el tiempo, desde su recuerdo de aquél viaje, hasta su pasado más reciente, pasando por sus años de juventud. Su estancia en el Oronsay no es contada de forma lineal, son más bien retazos, recuerdos que le van llegando poco a poco, sin tener que ser cronólogicos pero que están conectados a través de elementos que van mucho más allá de una sucesión temporal de eventos. 
Algo que me pareció sumamente interesante fue la evolución de los personajes. Quizás sería más apropiado hablar de la evolución de la 'percepción' de los personajes. Al principio de la novela nos llegan las primeras impresiones de Mynah, el niño de once años que se ve sentado en una mesa llena de adultos bastante insulsos. Pero poco a poco los va conociendo –y a lo largo de la novela se va revelando tanto su pasado como lo que fue de ellos después del viaje–, los va descubriendo. Y no sólo eso, él mismo cambia durante esos días, y por lo tanto su opinión inicial también se modifica. Esto no significa que hayan cosas que presencia y que no entiende, comportamientos que no sabe interpretar. Y es el Michael adulto el que les da un significado. Más que nada, es Michael intentando comprender lo que significó aquél viaje para él, y las consecuencias que tuvo, como una forma de entenderse a sí mismo y las decisiones que ha tomado a lo largo de la vida. 
Siento que ésta sea una reseña tan corta, pero es que tampoco hay mucho más que añadir. La prosa es impecable, con algunas imágenes poéticas realmente bonitas. Pero The Cat's Table es en sí mismo un viaje que hace el lector, acompañando a Michael por los océanos de la memoria, y lo que eso implica como experiencia lectora es algo que difícilmente se puede explicar con palabras.

En conclusión, me parece un libro muy recomendable, quizás no tan destacable como The Sense of an Ending de Julian Barnes (que aborda un tema parecido), pero es sin duda una buena lectura.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...