29 dic. 2013

Nuevo en mi estantería #18

Tras mi estancia de dos semanas en Nueva York y una extensa compra de libros me prometí a mí misma no volver a comprar nada hasta el 23 de abril del año próximo. Pero es Navidad, y me han regalado libros, yo no tuve nada que ver, de verdad...

Sí, lo de arriba es un posa-vasos de Doctor Who.

  • Major works de Lord Byron. Hace unos años tuve una época muy Byron. Leí varios poemas suyos (en bilingüe), leí una biografía suya de Guiseppe Tomasi di Lampedusa (el autor de El Gatopardo), leí extractos de su diario y de su correspondencia durante su viaje por Europa. Sin embargo, de poesía en sí me limité a unas pocas obras debido a que mi nivel de inglés no daba para tanto (y que las ediciones disponibles en bilingüe eran escasas y yo me niego a leer sólo en traducido). Así que mi familia decidió que ya era hora que me adentrase más en la obra de este autor regalándome este volumen de obras principales – contiene El Giaour y Don Juan entre otras – de 1120 páginas. Creo que lo iré leyendo poco a poco, combinando con otras novelas, me parece la única forma humana de conseguirlo.
  • Paraula Encesa (Palabra Encendida) es una antología de poesía catalana del último siglo. Sin entrar en la polémica actual, ya que últimamente he estado leyendo mucha poesía en español, también está bien descubrirla en otros idiomas. 
  • Le Malentendu de Irène Némirovsky (El Malentendido) desde hace ya tiempo que soy una incondicional de esta autora, pero cada vez se me hace más difícil encontrar obras suyas que no haya leído. Por eso me hizo muchísima ilusión que me regalaran estos dos libros, que tenía en mi lista de pendientes. El Malentendido, la primera novela de
    Némirovsky, trata de Yves Harteloup, un vástago de la alta burguesía, magullado por la Primera Guerra Mundial. Va de vacaciones en la costa Atlántica, y allí vuelve a encontrar las radiantes mañanas de su infancia y se enamora de Denise, una mujer casada que pertenece a la que antes era su clase. Enseguida Denise le corresponde.  La autora describe la pasión y los peligros que acechan a los amantes. Y el gusto que puede tener la felicidad en medio de los 'años locos'.
  • La Proie de Irène Némirovsky (La Presa). Publicada en 1938, ésta novela relata la ascensión social y la posterior caída de un jovien ambicioso, Jean-Luc Daguerne. La autora have bailar las palabras con humor y juega brillantemente con las pasiones humanas y la crueldad del destino. Pero esta Presa debe mucho a los 'años locos', a su trágica energía, a sus esperanzas rotas. Es esta carrera distraída hacia el abismo lo que le da modernidad a la obra. 
  • The Magus de John Fowles (El sabio o El Mago). De este autor leí La mujer del teniente francés, que la mayoría conoce por la película y que desgraciadamente no hace justicia a lo maravilloso que es este libro – una de las mejores ficciones históricas sobre la época victoriana que he leído junto a Posesión de A. S. Byatt. Un amigo mío me recomendó que l
    eyera The Magus, en su opinión mucho mejor que la anterior, hasta ahora no había encontrado ningún ejemplar (ni en Nueva York!) y por eso me ha hecho muchísima ilusión recibirlo como regalo. La novela trata de Nicholas Urfe, un joven inglés que acepta un trabajo de profesor en una remota isla griega. Ahí su amistad con un millonario local se transforma en un juego mortal, uno dónde la realidad y la fantasía son deliberadamente manipuladas, y Nicholas debe luchar por su cordura y su supervivencia. 
Add caption

  • The Beautiful and the Damned de Francis Scott Fitzgerald (Los Bellos y los Condenados, parece el nombre de una horrible telenovela).  Anthony Patch es el heredero de la considerable fortuna de su abuelo, por lo que no tiene interés alguno en ganarse la vida y se deja distraer por las tentaciones del Jazz Age de los años 1920. Su descenso hacia la dilapidación de su dinero es acelerado al casarse con la atractiva pero turbulenta Gloria. La pareja pronto descubre el lado peligroso de una vida de glamour y desenfreno. Con obvios paralelismos con la vida Fitzgerald y su mujer, la novela es un trágico examen de las trampas de la codicia y el materialismo, y la brevedad de la juventud y la belleza.
En resumen, muchos clásicos de principios del siglo XX y mucha poesía! ¿Qué os han traído a vosotros por Navidad? ¿Habéis prometido no comprar más libros en una temporada? Yo, en principio, sí, pero en breves voy a Londres y temo que la tentación será demasiado grande...

27 dic. 2013

Winter's Tale de Mark Helprin


Hace unos meses estuve en Nueva York y allí, entre muchos otros, me compré Winter's Tale (El cuento de invierno) de Mark Helprin, un autor del que no había oído hablar nunca pero que se ve que es bastante conocido. En fin, dado que la novela tiene 780 páginas (y en ese momento ya estaba inmersa en un reto de leer libros de más de 500 páginas), decidí dejarme éste para las Navidades.

Winter's Tale empieza a finales del siglo XIX en Nueva York con el personaje de Peter Lake, un hombre llegando a los 40 que se dedica a robar y que huye de una banda de crimen organizado a la que traicionó, los Short Tails. En una de sus huídas decide entrar a robar la casa de los Penn, que son los propietarios del prestigioso periódico The Sun, pensando que está vacía por Navidad. No obstante, allí se encuentra Beverly Penn, una joven muy enferma y con poco tiempo restante de vida, pero con muchas ganas de seguir viviendo. Se enamoran instantáneamente, a pesar de todo lo que son, deciden estar juntos el tiempo que les queda. ¡Pero esto no es todo! La novela sigue mucho después de la muerte de Beverly y descubre muchos otros personajes, el fin de todo esto es el qué de la novela así que no os lo voy a desvelar. 
Ah, también sale Athansanor, un
caballo blanco, muy a menudo, y
sigo sin entender muy bien su propósito.
La novela se divide en cuatro partes en la que poco a poco, la trama central de la historia – que durante gran parte del libro es un misterio – va avanzando poco a poco. Una de las cosas que más me gustó del libro fueron los capítulos cortos que introducen un personaje nuevo, efímero o no, y poco a poco se descubre su papel en la historia. O, a veces, su importancia no se conoce hasta más adelante en la trama. Han sido detalles que me han gustado mucho. También me encantó el pueblo inventado en el lago de los Coheeries, con sus peculiares habitantes de vocabulario extenso. En realidad, Helprin inventa un mundo al rededor de Nueva York, desde los Coheeries, hasta los Baymen, pasando por un muro de humo que rodea la ciudad, impenetrable, y que siempre está en movimiento. 
En realidad, la novela trata de esto, de Nueva York. Las descripciones de la ciudad como algo vivo, un ente en sí mismo que puede morir y renacer, que puede brillar y caer en la penumbra, me han maravillado. Además es que el estilo de Helprin es precioso, quisiera compararlo con Victor Hugo, pero eso ya sería muy atrevido. Puede ser un poco denso, pero es muy preciosista, muy delicado, creando una red de imágenes, de sensaciones, como un arabesco. Es todo un deleite. Además toda la historia transcurre en invierno y al haberlo leído en Navidad, el efecto es mucho mayor. 
Pero a parte de esto, la novela me ha decepcionado un poco. A medida que la trama va avanzando se van introduciendo elementos cada vez más surrealistas o propios de la fantasía/ciencia-ficción, y esto no me ha acabado de convencer. De por sí no me gusta mucho la mezcla de géneros – aunque hay excepciones – pero lo que más me molestaba era el fin de ésta mezcla. Aunque el autor construye muy bien esta parte oculta de la trama – que necesitaría una segunda lectura para captar todas las pistas que debe haber dejado desde buen principio –, su objetivo que desvela a mitad del libro no me gustó. Puede parecer raro, pero se trata de algo con lo que yo, personalmente, no estoy de acuerdo y me pareció una cursilería demasiado grande.
Además, aunque hubieran personajes que son bastante geniales – como dos de las habitantes del lago de los Coheeries, que con su forma de hablar y su inteligencia son capaces de cautivar a cualquiera –, todos sin excepción son totalmente planos. Más que nunca con ellos tengo la impresión que han sido concebidos para cumplir con una misión, y punto – de hecho, hay algunos que incluso lo dicen directamente. Aunque la historia de amor entre Beverly y Peter – y la de dos o tres parejas más – sea tierna, tampoco me ha parecido romántica más que, me repito, cursi. Pero esto es sobretodo al final, la verdad es que al principio era todo bastante emotivo.

En conclusión, no sé si recomendar o no este libro. He leído reseñas de gente totalmente entusiasta y otras que, como yo, son un poco más escépticas. Per la verdad es que leerlo, sin tener en cuenta trama y personajes, es ya todo un goce para alguien que disfrute con un estilo de calidad. Pero tiene sus fallos, al menos para mí, que quizás a vosotros pues no os lo parecen.
Por cierto, el año que viene saldrá la adaptación a la gran pantalla de este libro. He visto el trailer y me parece que será aún más cursi y empalagoso que el libro, con la ausencia de la gran prosa de Helprin
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...