27 dic. 2013

Winter's Tale de Mark Helprin


Hace unos meses estuve en Nueva York y allí, entre muchos otros, me compré Winter's Tale (El cuento de invierno) de Mark Helprin, un autor del que no había oído hablar nunca pero que se ve que es bastante conocido. En fin, dado que la novela tiene 780 páginas (y en ese momento ya estaba inmersa en un reto de leer libros de más de 500 páginas), decidí dejarme éste para las Navidades.

Winter's Tale empieza a finales del siglo XIX en Nueva York con el personaje de Peter Lake, un hombre llegando a los 40 que se dedica a robar y que huye de una banda de crimen organizado a la que traicionó, los Short Tails. En una de sus huídas decide entrar a robar la casa de los Penn, que son los propietarios del prestigioso periódico The Sun, pensando que está vacía por Navidad. No obstante, allí se encuentra Beverly Penn, una joven muy enferma y con poco tiempo restante de vida, pero con muchas ganas de seguir viviendo. Se enamoran instantáneamente, a pesar de todo lo que son, deciden estar juntos el tiempo que les queda. ¡Pero esto no es todo! La novela sigue mucho después de la muerte de Beverly y descubre muchos otros personajes, el fin de todo esto es el qué de la novela así que no os lo voy a desvelar. 
Ah, también sale Athansanor, un
caballo blanco, muy a menudo, y
sigo sin entender muy bien su propósito.
La novela se divide en cuatro partes en la que poco a poco, la trama central de la historia – que durante gran parte del libro es un misterio – va avanzando poco a poco. Una de las cosas que más me gustó del libro fueron los capítulos cortos que introducen un personaje nuevo, efímero o no, y poco a poco se descubre su papel en la historia. O, a veces, su importancia no se conoce hasta más adelante en la trama. Han sido detalles que me han gustado mucho. También me encantó el pueblo inventado en el lago de los Coheeries, con sus peculiares habitantes de vocabulario extenso. En realidad, Helprin inventa un mundo al rededor de Nueva York, desde los Coheeries, hasta los Baymen, pasando por un muro de humo que rodea la ciudad, impenetrable, y que siempre está en movimiento. 
En realidad, la novela trata de esto, de Nueva York. Las descripciones de la ciudad como algo vivo, un ente en sí mismo que puede morir y renacer, que puede brillar y caer en la penumbra, me han maravillado. Además es que el estilo de Helprin es precioso, quisiera compararlo con Victor Hugo, pero eso ya sería muy atrevido. Puede ser un poco denso, pero es muy preciosista, muy delicado, creando una red de imágenes, de sensaciones, como un arabesco. Es todo un deleite. Además toda la historia transcurre en invierno y al haberlo leído en Navidad, el efecto es mucho mayor. 
Pero a parte de esto, la novela me ha decepcionado un poco. A medida que la trama va avanzando se van introduciendo elementos cada vez más surrealistas o propios de la fantasía/ciencia-ficción, y esto no me ha acabado de convencer. De por sí no me gusta mucho la mezcla de géneros – aunque hay excepciones – pero lo que más me molestaba era el fin de ésta mezcla. Aunque el autor construye muy bien esta parte oculta de la trama – que necesitaría una segunda lectura para captar todas las pistas que debe haber dejado desde buen principio –, su objetivo que desvela a mitad del libro no me gustó. Puede parecer raro, pero se trata de algo con lo que yo, personalmente, no estoy de acuerdo y me pareció una cursilería demasiado grande.
Además, aunque hubieran personajes que son bastante geniales – como dos de las habitantes del lago de los Coheeries, que con su forma de hablar y su inteligencia son capaces de cautivar a cualquiera –, todos sin excepción son totalmente planos. Más que nunca con ellos tengo la impresión que han sido concebidos para cumplir con una misión, y punto – de hecho, hay algunos que incluso lo dicen directamente. Aunque la historia de amor entre Beverly y Peter – y la de dos o tres parejas más – sea tierna, tampoco me ha parecido romántica más que, me repito, cursi. Pero esto es sobretodo al final, la verdad es que al principio era todo bastante emotivo.

En conclusión, no sé si recomendar o no este libro. He leído reseñas de gente totalmente entusiasta y otras que, como yo, son un poco más escépticas. Per la verdad es que leerlo, sin tener en cuenta trama y personajes, es ya todo un goce para alguien que disfrute con un estilo de calidad. Pero tiene sus fallos, al menos para mí, que quizás a vosotros pues no os lo parecen.
Por cierto, el año que viene saldrá la adaptación a la gran pantalla de este libro. He visto el trailer y me parece que será aún más cursi y empalagoso que el libro, con la ausencia de la gran prosa de Helprin

3 comentarios:

  1. La verdad es que no creo que me anime...pero ya me gustaría leerme libros así en inglés...
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. por lo que pude apreciar en la pelicula el libro tiene que ser mejor

    ResponderEliminar
  3. por lo que pude apreciar en la pelicula el libro tiene que ser mejor

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...