15 may. 2012

Suave es la Noche de Francis Scott Fitzgerald

Hace un año o así leí El Gran Gatsby de Francis Scott Fitzgerald, que me gustó mucho, así que desde entonces quise leer alguna otra novela suya. La oportunidad se presentó con Tender is the Night, estando a un irresistible precio de 3,5€ en su versión original.
Una curiosidad, el título está sacado de un verso del poema Ode to a Nightingale (Oda a un ruiseñor) de John Keats

Resumen: Dick es un psiquiatra que está haciendo sus investigaciones en Suiza. Un día visita a un amigo suyo en el hospital psiquiátrico y conoce a Nicole, una joven americana como él, que está internada en el centro. Ambos se gustan enseguida y, con el apoyo de Dick, Nicole consigue mejorar y pronto después se casan. A partir de entonces seguimos la vida del matrimonio y asistimos a su progresiva desintegración.

Opinión: Lo que, en un principio, me atrajo de la novela, fue su contenido autobiográfico. En efecto, la esposa de Fitzgerald, Zelda, padecía de ciertos equilibrios mentales, lo que siempre supuso una dificultad añadida para el matrimonio. Es sabido que Fitzgerald usó su propia experiencia para retratar a la pareja de protagonistas. 
La trama se constituye al rededor de la vida que llevan la familia Diver. Se trata de una familia muy rica, exclusivamente gracias al dinero de la familia de Nicole, y que viven de forma opulenta. El libro nos lleva a París, a la Riviera francesa, pasando también por Suiza e Italia. Los Diver se pasean por Europa a sus anchas, viviendo aparentemente sin ningún problema, celebrando suntuosas fiestas o yendo a esquiar a los Alpes. Ello nos ofrece una visión muy completa de lo que debía ser la vida de la gente "bien" en aquella época. Si en El Gran Gatsby conocíamos a ese exclusivo círculo en su tierra natal, en Suave es la Noche les vemos en el ambiente del viejo continente, pero eso no hace que sus extravagancias y modo de vida sea menos absurdo ni menos vacío. 
En esta novela observamos los hechos transcurridos a través de varios personajes. Principalmente es a través de Dick, Nicole y Rosemary – una joven actriz que cae prendada de Dick. Las distintas voces de la narración también ayudan a componer el cuadro de los distintos personajes que aparecen en la obra, pero sobretodo para ver la evolución del matrimonio de los Diver. De hecho, se podría decir que éste es el auténtico protagonista de la obra, y no la pareja por separado.
Aunque desde el principio el autor nos da las pistas que indican que ésa relación está destinada al fracaso, poco a poco vemos como estos mecanismos se ponen en marcha y empiezan a poner presión sobre su relación. Tal y como dice Dick en la novela, ellos están enamorados y tienen una relación muy intensa, pero la situación de partida ya impedía que pudiera funcionar. En primer lugar está el hecho de que Dick sea psiquiatra y Nicole una mujer con serios problemas mentales. Aunque esté "mejor", su relación matrimonial siempre se verá confundida por la relación médico-paciente implícita. El segundo factor, muy relacionado con el primero, es la fortuna de Nicole. Dick proviene de una familia de clase media mientras que la familia de Nicole, los Warren, tiene muchísimo dinero. Así pues, con el modo de vida que lleva el matrimonio, Dick no puede si no sentir que está siendo mantenido por su mujer, ya que él a penas trabaja si no es escribiendo algunos ensayos. De ahí que, como lo indica al principio de la novela la hermana de Nicole, tenga la impresión de que no es más un doctor "comprado" para que cuide de la chica. Todos estos factores, y más, irán saliendo a la superficie con el tiempo, aumentados por el rencor acumulado.
También vemos como cambian, debido en parte a su relación, ambos personajes, pero sobretodo Dick. Es un hombre con realmente mucho talento, mucho genio, para la psiquiatría, pero que se verá apartado de su trabajo para verse lanzado en la gran sociedad y en una vida sin preocupaciones, pero que senta sus bases en la etiqueta y las apariencias. Cuando estos dos pilares se tambalean, cualquier cosa puede ocurrir. Dick va hartándose, desquiciándose de esta sociedad, de pretender alguien que no es. En realidad, Dick era una persona ejemplar, una persona amable, agradable y bastante sensata, pero vemos como el hecho de tener que ser siempre así, de no tener un momento de descanso o para relajar su comportamiento, hace que el ser amable pase de ser una cualidad suya a otra obligación más que cumplir. 
Todo esto está relatado con maestría y con un estilo que me ha encantado. Fitzgerald no es muy dado a las descripciones, suele ser bastante director. Aún así tiene una forma de decir las cosas, de forma tan sencilla, de observar el comportamiento humano tan minuciosamente y ponerlo en palabras tan exactas y tan bellas. 

En conclusión, es un libro que me ha gustado muchísimo. Muy recomendable para cualquiera que quiera leer una obra singular, bastante centrada en la psicología de los personajes y sus relaciones, además de hacer un retrato de la alta sociedad de los años 20. Para quiénes hayan leído El Gran Gatsby esta novela lo supera, y con creces.  

4 comentarios:

  1. Oh me lo apunto! tengo pendiente el gran gatsby!
    besoos!

    ResponderEliminar
  2. Con los exámenes hacía bastante que no me pasaba por tu blog, pero aquí me tienes de nuevo :)
    No he leído nada de este autor, pero empezaría con el gran gatsby que es el más conocido!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu entusiasmado comentario. Acabo de adquirir la novela. Al fin encontré un comentario humano de una novela humana. Por lo general, los críticos no hacen críticas, sino autopsias "literarias".
    Edwin

    ResponderEliminar
  4. No se si es la traducción, pero a momentos la obra se vuelve algo confusa.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...