23 may. 2010

Ágora



Hace poco más de una semana pude al fin Ágora (2009) de Alejandro Amenábar. Por suerte, no tenía ningún tipo de opinión preconcebida de la película (diría incluso que el tráiler es un tanto engañoso en cuanto a la trama de la película) y con algunas opiniones no muy positivas.

Ágora trata de la vida de Hipatia (Rachel Weiz), una filósofa, y de los acontecimientos socio-políticos y religiosos de la época (siglo IV). En particular, la "lucha" entre los politeístas y los cristianos, que acaban imponiéndose.

La trama de la película se divide en dos: la personal de Hipatia y la política, por eso voy a tratar esas dos partes por separado.

Durante las dos horas que dura la película descubrimos poco a poco a su personaje principal, Hipatia de Alejandría. Digo descubrir por que, en mi opinión, Hipatia es un personaje que evoluciona poco. Atención, esto no es una crítica en absoluto. Hay que entender que es un personaje extremadamente complejo (y difícil de entender) y que por eso la vamos conociendo poco a poco. Además, desde el principio de la película que Hipatia ya es una mujer adulta y por tanto con un carácter definido (y muy fuerte). Hay que subrayar que es un personaje muy bien construido y que encierra muchas contradicciones para el espectador. Me explico, Hipatia puede resultarnos "no-humana" porque no se preocupa por las cuestiones habituales y cotidianas (amor, amistad, etc): no, es una mujer completamente dedicada a la filosofía, al razonamiento, a la ciencia. Y no obstante, en su sufrimiento, en su busca desenfrenada por la trayectoria de los astros, en su defensa de la razón, el espectador se siente más cercano, puede compadecerse, sentir su pena. Porque, Hipatia "simboliza" la razón, la defensa de la racionalidad frente a lo irracional.
Por esa razón los demás personajes (salvo uno del que hablaremos más adelante) también son planos, ellos simbolizan distintas formas de la irracionaliad: Amonio, el fanatismo religioso; Cirilio de Alejandria, la ambición y la manipulación mediante la religión; Orestes, el estar cegado por el poder; y Davo, dominado por su pasión amorosa. Aunque, este último personaje quizás sí que evoluciona a lo largo de la película.
Cuando yo pedí opiniones para decidirme a ver la película, alguien me dijo que se trataba de una historia de amor, de un triángulo amoroso entre Hipatia, Orestes y Davo. Y no es así en absoluto. Es cierto que tanto Orestes como Davo están enamorados de ella, pero ella nunca les corresponde. Hipatia es una mujer independiente, totalmente libre respecto a los hombres y que está totalmente dedicada a la ciencia. De hecho, ella es el personaje más fuerte ya que los demás están dominados por pasiones o son manipulados por otros. Sin embargo, las evoluciones socio-políticas van a transformar su vida.


Si uno no mira más allá, Ágora parece una simple y contundente crítica al cristianismo. Pero no es así en absoluto. De hecho, hay una escena en que se valora positivamente el cristianismo, cuando Davo comparte su comida con los pobres (claro, que todas las demás no son muy positivas...). En fin, se trata de una crítica a cualquier tipo de fanatismo e irracionalidad y que se puede aplicar a más ámbitos que al de la religión. Amenábar denuncia el hecho de creer en algo ciegamente, de que uno no sea capaz de cuestionarse lo que cree (tal y como dice Hipatia).
Bueno, Ágora nos muestra el auge del cristianismo como religión dominante y cómo, poco a poco, la religión tiene más y más peso en la política hasta que al final la controla (Esto se ejemplifica en Orestes, que a medida que avanza la película se va sometiendo a Cirilio y que culmina en una de las más flagrantes manipulaciones que he visto nunca).
Por supuesto, esto deriva a una crítica de la intolerancia, a la violencia,... Y algunos temas derivados del principal como el papel de la mujer en aquella época. Antes de la imposición del cristianismo, las mujeres eran mucho más libres y tenían muchos más derechos. De hecho, una de las razones por las cuáles los religiosos van a poner a la población en contra de la filósofa, va a ser su condición de mujer libre (es decir, culta y sin estar bajo el control de ningún hombre) que deformarán a su gusto.
Otro tema de la película, aunque secundario, es el científico. Es decir, la búsqueda de una explicación para las órbitas de los planetas. Esto nos muestra las herramientas que tenían en aquella época para desarrollar teorías, hipótesis, hacer experimentos, etc. También hay que decir que, por suerte, la parte más técnica es muy simple y fácil de entender (al menos para mí, que tengo poca idea de esas cosas), con lo que no se hace nada pesado o incomprensible.
Finalmente, hay que señalar que Ágora no es una película histórica. Sí, transcurre en el pasado y la recreación de la época es excelente; sin embargo no narra hechos históricamente probados y, aunque la mayoría de personajes estén basados en personas que existieron realmente, hay muchos otros que son ficticios. El director se sirve del contexto histórico para mostrarnos su crítica contra los fanatismos de todo tipo y que luego el espectador lo aplique a su realidad.

A esta película sólo le puedo reprochar una cosa: el exceso de efectos especiales. Las inumerables vistas a la Google Earth sobran, no mejoran en nada la película y tampoco le hacen falta. Si fuese una película vacía y sin aportar ningún tipo de reflexión, un par de efectos especiales no estarían de más, pero en este caso sobran. Parece que nos quieran mostrar cuánto presupuesto tenían y no hace falta.

Para concluir, Ágora es una película que me ha gustado muchísimo. Si An Education estaba entre mis preferidas de 2010, Ágora es sin duda de las mejores (si no la mejor) de 2009. Es una historia conmovedora por su mensaje (algo terrible y pesimista, y que básicamente pasa la pelota a los espectadores para que se muevan y actúen) y con una protagonista fantástica (en el sentido de inolvidable, por ser única). Realmente se la recomiendo a todo el mundo que sepa apreciar una buena película de reflexión que alterna muy bien denuncia con algo de acción.


19 may. 2010

I'll be back + Neutron Star Collision - Muse

Hola hola!
Ay madre mía, desde marzo que no escribo nada... El tiempo pasa muy rápido cuando una está atareada. Pero bueno, cuando tenga tiempo voy a ser muy productiva y escribir muchos artículos para ir colgándolos poco a poco (porque en cuando llegue la sele sí que voy a ser menos visible que un fantasma). Lo próximo sería Ágora, The Ghost Writer, Breakfast at Tiffany's (libro & película) en lo que se refiere a cine; luego Les feux de l'automne y The Great Gatsby de libros; y finalmente algunas cosillas de música (no todo será de Muse, ¡lo prometo!).

Pero ya que estamos...

El 17 de mayo salió la nueva canción de Muse, Neutron Star Collision. Lo venía anunciando la web desde hacía ya dos semanas y desde hace una y media que colgó dos previews: la primera de 8 segundos (que en realidad era de 5) no daba mucho de sí ya que eran cuatro notas contadas de piano inspiradas en una obra de Rachmaninov; la segunda (30 segundos) ya daba una mayor impresión sobre lo que iba a ser la canción. Y yo aún no sabía qué pensar.
El 17 de mayo a las 20:30 escuché por Internet (en la web de Radio 1) la première de la canción. Objetivamente, parece un mix entre Guiding Light, I Belong To You, un riff interesante y algo original (eso sí que no se les puede quitar). Y sin embargo, debo decir que me gusta (aunque desde el principio era bastante escéptica), el estribillo es persuasivamente motivante y las demás partes de la canción no están nada mal tampoco.

Por otro lado, había paralelamente otra polémica (que aún sigue entre los fans de Muse) sobre la canción. Desde la primera entrega de la saga Crepúsculo, siempre hubo una canción del grupo (Supermassive Black Hole y I Belong To You en la primera y segunda). Al principio, se había dicho que Muse no participaría en la BSO de Eclipse, pero eso fue hasta hace escasas semanas. La polémica fue que muchos de los seguidores del grupo estaban "asqueados" (para no decir una palabra malsonante) que Muse de nuevo aportase otra canción a la saga. Una parte de la indignación era debida a que se trataba de una canción inédita, es decir que era completamente nueva y que salía para la tercera entrega de Crepúsculo. Al final se dio a conocer que la canción se había escrito anteriormente a tener un acuerdo con los productores de la película (para más información, aquí tenéis la transcripción de la entrevista pertinente) y eso fue todo un alivio (al menos para mí). Sin embargo, muchos fans argumentan que Muse se ha "vendido" a Crepúsculo y que ahora se han adaptado a la franquicia. No voy a entrar en opiniones personales en este tema, tengo una pero intentaré no exponerla.
Primero, Muse era una banda con muy poco reconocimiento en los Estados Unidos hasta Crepúsculo. El hecho de que sus canciones aparecieran en las películas y que Stephenie Meyer (la autora) sea públicamente fan del grupo han supuesto un aumento considerable de su impacto en el mercado musical norte-americano. Puede que parezca bien o mal, pero sería poco juicioso no aprovecharlo. A través de Crepúsculo, una gran franquicia en el sector del cine y de la literatura, pueden llegar a muchísima más gente y eso, creo yo, es algo positivo. Luego hay personas que jerarquizan a los fans. Es cierto que es extremadamente tentador dejarse llevar por esta necesidad de sentirse superior, porque eres "mejor fan" o "más fan"; pero hay que racionalizar las cosas. Hacer esto no tiene ni pies ni cabeza y traiciona el espíritu de la música (y de Muse). ¿Qué importa que hayan fans que conozcan Muse por Crepúsculo? ¿Qué más da que les guste Crepúsculo? Si, cierto, hay algun@s que pueden ser alocados, histéricos y superficiales, pero este no es motivo para "discriminarlos", o eso creo yo. Desde el momento en que otra persona siente con la misma intensidad una canción, música, que tú, el contexto deja de importar. Porque, recuerdo, que lo genial de los conciertos de Muse es que te sientes uno y todo en el conjunto, estando allí cantando y saltando al unísono, compartiendo la música y momentos únicos. En fin, me he ido por las ramas como de costumbre.
Segundo, respecto a que muchos reprochen a Muse que haya "cambiado" y que vuelvan a Origin of Symmetry (su segundo álbum).... En fin, ¡Es que Muse lleva cambiando desde su primer álbum! Cada uno de los cinco álbumes es muy distinto (aunque, por supuesto, con ciertos rasgos distintivos de la banda). Tampoco creo que acierten en decir que se han "crepusculizado", The Resistance (su último álbum) no tiene ninguna canción que pueda relacionarse con Crepúsculo: la sinfonía de Exogenesis está por encima de ello e incluso Undisclosed Desires - una canción casi electrónica - podría acercársele, ni siquiera las dos (tres) canciones que han ido a parar a su BSO. Pero sigamos. En lo que concierne a que vuelvan a su época de OoS, creo que es absurdo pedir o querer esto. Por una parte como he dicho antes, Muse es una banda que (por suerte) evoluciona constantemente y eso es algo extremadamente positivo. Es genial que una banda esté constantemente probando nuevos sonidos, nuevos géneros, que escuche otras cosas, que sea activo, que no se conforme con un tipo de música con el que ha tenido éxito. Muse sabe cambiar, sabe reinventarse (pero aún conservando ciertos puntos comunes como la afición por la música clásica, los riffs o los increíbles falsettos del cantante) y eso es algo que todo fan debería saber apreciar. Por otra parte, ¿para qué otro OoS? Si ya tenemos un Origin Of Symmetry! Y es genial, maravilloso y, lo mejor, único, concentra la pura esencia de lo que era Muse en aquellos años. ¿Para qué volver a lo mismo? ¿Por qué repetirse?

Para concluir este interminable artículo, la nueva canción me ha parecido bien, potente en algunos momentos... pero como que sé que seguramente esta canción no va para el próximo álbum estoy mucho más tranquila. Además, como fan de Muse que soy, sé que es difícil ser racional en temas como este. Cuando la música llega hasta tus sentimientos es una árdua tarea el no dejarse llevar, justamente, por las emociones en temas como los demás fans o las nuevas canciones. Así que, para resumir: ¡nada de discriminar, estad abiertos a la innovación y no me seáis carcas!






Escuchando:
-Secret Door de Arctic Monkeys
-Crying Lightning de Arctic Monkeys
-Neutron Star Collision de Muse
-Recess de Muse
-Do You Want To de Franz Ferdinand
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...